Psicología nutricional: manejando tus estados afectivos desde el intestino

La psicología nutricional o psiconutrición es un campo de estudio relativamente nuevo donde actualmente existen pruebas científicas que sustentan la relación entre la calidad de la dieta y la salud mental.

psicología nutricional

Seguramente alguna vez has escuchado la frase “eres lo que comes” y es que, desde los presupuestos de la psicología nutricional, esta frase jamás había sido tan apropiada.

Nuestro comportamiento, estados de ánimo y hasta nuestra personalidad pueden estar condicionados por lo que ingerimos diariamente.

El 95% de la serotonina que posee cada ser humano es producida en el tracto gastrointestinal. La serotonina es un neurotransmisor que, además de regular el sueño y el apetito, es el encargado de mediar en los estados de ánimo y en inhibir el dolor.

La serotonina está altamente influenciada por millones de “buenas bacterias” que componen nuestra microbiota intestinal.

El papel de estas bacterias es esencial, ya que protegen el revestimiento de los intestinos y proporcionan una fuerte barrera contra toxinas y “malas bacterias”; por otra parte, mejoran la absorción de nutrientes de los alimentos y activan las vías neuronales que viajan directamente entre el intestino y el cerebro.

También te puede interesar leer: La serotonina, mucho más que un «modulador de la depresión»

Del intestino al cerebro

psiquiatría nutricional

Múltiples estudios han reflejado que cuando las personas consumen “bacterias buenas” (en forma de suplementos) disminuyen los niveles de ansiedad y de estrés.

Otros estudios han comparado grupos de personas que tienen dietas tradicionales, como la dieta mediterránea o la dieta tradicional japonesa, con personas que llevan la llamada dieta occidental.

Esos estudios han mostrando un 25% y hasta un 35% menor de riesgo de padecer depresión entre las personas que llevan dietas tradicionales.

Esto se debe a que estas dietas tienden a ser ricas en verduras, frutas, granos no procesados, pescados y mariscos, y bajas en carnes magras y productos lácteos.

Estas dietas, además, mantienen al margen alimentos procesados y azúcares refinados, alimentos básicos de la dieta occidental.

También te puede interesar leer: Los trasplantes fecales están de moda, pero ¿qué se sabe de su efecto en las enfermedades neurodegenerativas?

Alimentos tradicionales recomendados

alimentos cerebro

Kimchi: De origen coreano, se confecciona a base de diferentes vegetales con especies. La receta más conocida utiliza como ingrediente básico la col china; aunque también se puede preparar con rábanos o pepinos que son acompañados por pimientos y pimiento rojo molido, ajos y cebollas.

Miso: Durante siglos fue considerado un alimento curativo en Japón y China, es un condimento hecho con una pasta aromatizante, se hace con semillas de soja, cereales y sal fermentada con hongo koji.

Sauerkraut : Típica de Alemania, Francia, Polonia y Rusia, también conocido como Chucrut, se prepara fermentando las hojas de la col en agua con sal.

Kombucha: de origen desconocido, es una bebida con un ligero sabor ácido, que se obtiene de té endulzado fermentado mediante microorganismos semejantes a la levadura, la cual convierten la sacarosa en alcohol etílico, gas carbónico y ácido acético.

También te puede interesar leer: Así se relacionan intestino y sistema nervioso

Estar atentos a los cambios

Se recomienda estar al menos dos o tres semanas con una dieta limpia, esto significa no ingerir alimentos procesados o elaborados con azucares refinadas, se deben consumir alimentos totalmente naturales.

Es una buena idea prestar atención a cómo lo hace sentir comer diferentes alimentos, no solo en el momento, sino también al trascurrir el día y a la mañana siguiente.

Observe cómo se siente en su trabajo, en la práctica de ejercicio físico o simplemente mientras conversa con unos amigos.

También te puede interesar leer: El momento de los psicobióticos: ¿podrán los microbios contra la depresión?

Fuentes y referencias

Nutritional psychiatry: Your brain on food. Eva Selhub MD. : https://www.health.harvard.edu/blog/nutritional-psychiatry-your-brain-on-food-201511168626

The Emerging Field of Nutritional Mental Health: Inflammation, the Microbiome, Oxidative Stress, and Mitochondrial Function. Bonnie J. Kaplan, Julia J. Rucklidge, Amy Romijn, and Kevin McLeod3. http://cpx.sagepub.com

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,