Síndrome de Rett: las bases moleculares de la enfermedad

Síndrome de Rett: las bases moleculares de la enfermedad

El síndrome de Rett (SR) es un trastorno del desarrollo nervioso que provoca gran discapacidad. Por esta razón, el enfermo se vuelve dependiente de quienes conviven con él.

bases moleculares del sindrome de rett

El síndrome de Rett (SR) afecta casi exclusivamente a niñas, aunque también se ha observado en niños. Se considera un síndrome raro, pues su prevalencia varía entre 0,5 y 1 de cada 10 000 recién nacidos.

Toma su nombre del médico austríaco Andreas Rett, quien fue el primero en describir la enfermedad en 1966.

Existe una forma clásica del síndrome y cuatro atípicas, conocidas como regresión tardía, lenguaje conservado, epilepsia precoz y variante congénita.

¿Cuáles son las características?

  • La forma clásica del SR posee una etapa de desarrollo normal seguida de pérdida parcial de las habilidades manuales, el lenguaje y la motricidad (entre los tres meses y tres años de vida).
  • El SR con regresión tardía hace referencia a que el retroceso en el desarrollo psicomotor se manifiesta generalmente después de los cuatro años de edad.
  • La forma del síndrome con lenguaje conservado se debe a que los pacientes consiguen pronunciar solo las palabras que fueron aprendidas antes de manifestarse la enfermedad.
  • En el SR con epilepsia precoz los pacientes cumplen con los criterios de la forma clásica, pero los síntomas comienzan antes de los seis meses de vida y la presentación clínica inicial está dominada por crisis epilépticas.
  • En la variante congénita del síndrome se cumplen los criterios de la forma clásica, pero no existe un período de normalidad durante el desarrollo psicomotor.

También te puede interesar leer: Activar regiones cerebrales específicas puede ser beneficioso en el síndrome de Rett

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Rett?

bases moleculares del sindrome de rett

Tanto en su forma clásica como en las variantes atípicas, el diagnóstico se basa en criterios clínicos.

Pero son los estudios moleculares los que permiten confirmar el padecimiento, así como aportar información sobre el pronóstico.

Para los estudios moleculares se rastrean mutaciones en tres genes diferentes:

  • MECP2: las mutaciones en este gen son responsables de la mayoría de los casos con SR clásico, de regresión tardía y de lenguaje conservado.
  • CDKL5: se asocia mayormente con la forma con epilepsia precoz.
  • FOXG1: se ha perfilado como el responsable de la variante congénita.

MECP2

La proteína codificada por el gen MECP2 se expresa en todo el organismo, pero mayormente en el cerebro.

Es fundamental para el mantenimiento y modulación de las sinapsis.

Mediante estudios preclínicos, se ha observado enfermedad grave tanto por exceso como por defecto en la producción de dicha proteína.

Por ejemplo, se ha demostrado que en ratones la ausencia de la proteína no afecta significativamente la estructura cerebral pero sí los procesos de maduración neuronal.

También te puede interesar leer: Conoce los distintos tipos de epilepsia y sus características

CDKL5

La proteína codificada por el gen CDKL5 está ampliamente distribuida en todos los tejidos del organismo, aunque se encuentra en niveles mucho más elevados en el cerebro.

Se ha especulado que desempeña un papel fundamental en varias funciones neuronales, pues aun cuando sus niveles disminuyen en el cerebro adulto, estos continúan siendo significativamente superiores en comparación con los de otros tejidos.

Asimismo, como su distribución intracelular cambia durante el proceso de maduración neuronal, se ha sugerido que está involucrada en la plasticidad sináptica.

Además, está demostrado que esta proteína es fundamental en procesos como el aprendizaje.

FOXG1

La proteína codificada por el gen FOXG1 posee expresión restringida al cerebro y al tejido testicular.

Es fundamental para la correcta regulación del desarrollo del telencéfalo, estructura que está directamente relacionada con la aparición de la inteligencia, memoria, personalidad, emoción, habla y la capacidad de movernos.

También te puede interesar leer: 4 tipos de epilepsia comunes en niños

¿Existe algún tratamiento?

sindrome de rett tratamiento

Hasta el momento no existe un tratamiento capaz de proporcionar una cura.

Numerosas estrategias terapéuticas han sido exploradas en modelos animales, con ello se ha comprobado que la disminución en la severidad de los síntomas depende de cuán temprano se administren los diferentes medicamentos.

Por ejemplo, para contrarrestar el trastorno motor se han empleado dopamino-agonistas.

Mientras que para las crisis epilépticas se utilizan con éxito los antiepilépticos como la carbamazepina, el ácido valproico, lamotrigina y gabapentina.

Igualmente son beneficiosas las sesiones de fisioterapia, ya que mejoran y mantienen el desarrollo motor.

Para el fututo , otra estrategia que resulta atractiva es la terapia génica, o sea, la inserción de copias funcionales de aquel gen que presenta la mutación.

Utilizando la terapia génica se ha demostrado en ratones que la introducción post-natal del gen MECP2 tiene un impacto positivo.

También te puede interesar leer: Fármaco experimental mejora la marcha en el síndrome de Rett

Bibliografía

Gretta Pantaleón F., Tamara Juvier R. «Bases moleculares del síndrome de Rett, una mirada actual.» Rev Chil Pediatr 86 (3), 2015: 142-151.

Karina Gesuele Pereira, Gisele Rafael Alves, Renato Morales Jóias, Eriza Botelho Josgrilberg, Renata Pillli Jóias. «General and oral characteristics of Rett syndrome:case report.» Braz Dent Sci 20 (3), 2017: 142-150.