Conoce la vía piramidal, aquello que te permite mover tus músculos

Conoce la vía piramidal, aquello que te permite mover tus músculos

La vía piramidal está formada por miles de cadenas neuronales divididas en tres segmentos distintos dispuestos entre la corteza cerebral y el músculo esquelético.

vía piramidal
Crédito de imagen: Henry Vandyke Carter [Public domain], via Wikimedia Commons
El control del movimiento es un tema que ha interesado a una cantidad enorme de investigadores en el área de la neurología, por lo que el descubrimiento de elementos anatómicos que hasta no hace mucho tiempo eran de función desconocida significó un avance considerable en el área de las neurociencias.

La vía piramidal, expresada a través del fascículo corticoespinal como su principal componente, es un importante elemento que participa en el control voluntario del músculo esquelético.

Dicha vía está formada por varias cadenas neuronales que discurren desde la porción más superficial del cerebro hasta el contacto con el músculo, por lo que las neuronas que la componen deben atravesar casi la totalidad del sistema nervioso para llegar a su destino.

Es sobre sus principales características y la patología derivada de su lesión anatómica de lo que hablaremos a continuación.

También te puede interesar leer: ¿Cuáles son los distintos tipos de neuronas?

¿Cómo es la estructura general del sistema nervioso?

neuralgia síntomas

Para entender la vía piramidal, es necesario entender algunos elementos anatómicos básicos del sistema nervioso.

El cerebro es un órgano alojado dentro del cráneo que, en conjunto con el cerebelo y el tallo encefálico, forman el encéfalo.

La porción más superficial del cerebro es conocida como corteza cerebral, una fina capa de sustancia gris (neuronas carentes de mielina, una capa de grasa que las recubre y potencia la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos) muy especializada.

La corteza cerebral se encarga de procesar información proveniente del exterior y emitir órdenes hacia distintos órganos. Por supuesto, existe una porción de corteza de cada lado que se corresponde con algún lóbulo cerebral.

El cerebro se relaciona estrechamente con el tallo encefálico, una estructura formada (de superior a inferior) por el mesencéfalo, el puente o protuberancia y la médula oblonga o bulbo raquídeo.

Inferiormente a esta última estructura, se encuentra la médula espinal, la cual transcurre en el interior de la columna vertebral desprendiendo una serie de nervios periféricos cada pocos centímetros, los cuales se distribuyen por todo el cuerpo y forman parte del sistema nervioso periférico.

Estos nervios interactúan con una gran cantidad de órganos, pero uno de los blancos principales son los músculos esqueléticos (es decir, aquellos adheridos al sistema osteoarticular y que tienen un control voluntario).

También te puede interesar leer: ¿Conoces las distintas partes de las neuronas y sus funciones?

¿Cómo se organiza la vía piramidal?

Esta se denomina vía o fascículo corticoespinal y se origina en la corteza cerebral y termina en los nervios periféricos que hacen contacto con los músculos esqueléticos.

Para ello, es necesaria la organización de tres neuronas diferentes:

  • Una célula que va desde la corteza cerebral hasta algún segmento de la médula espinal (neurona de primer orden o motoneurona superior).
  • Una pequeña célula que se encuentra en cada segmento espinal en el que termina la primera neurona (neurona de segundo orden o simplemente interneurona).
  • Una tercera célula (de tercer orden o motoneurona inferior) que se origina inmediatamente después de la interneurona y termina en el músculo esquelético.

Todas estas células forman una cadena entre sí, y se trata de miles de cadenas dispuestas en fascículos o agrupaciones densas que discurren entre la corteza cerebral y el músculo, originando la vía piramidal o corticoespinal.

Para lograr esta conexión, es necesario que la motoneurona superior discurra desde la corteza cerebral, baje a lo largo del cerebro, entre en el tallo encefálico, discurra inferiormente a lo largo de la médula espinal y haga sinapsis con alguna interneurona en cualquier segmento espinal.

En ese punto, se realiza una sinapsis entre la primera y segunda neurona de la vía, para luego establecerse otra conexión entre la segunda y tercera (motoneurona inferior) que finalmente actúa sobre el músculo.

Nota: para observar de forma visual el funcionamiento de esta vía, puedes visitar este link.

¿De dónde proviene su nombre?

Cuando las fibras correspondientes al fascículo corticoespinal descienden desde la corteza cerebral y llegan al bulbo raquídeo o médula oblonga (la porción inferior del tallo encefálico) producen una especie de masa o protuberancia en una de las caras de dicha estructura que provoca una imagen similar a una pirámide, según las primeras personas que estudiaron el tema.

Es por ello que se le otorgo el nombre de vía piramidal a las neuronas que por allí discurren.

¿Cuál es la función de la vía piramidal?

vía piramidal

Esta interviene activamente en el control del movimiento voluntario. Se relaciona particularmente con otorgarle “rapidez y agilidad” a los movimientos, siendo los especializados en las partes distales de todos los miembros los más relacionados con esta vía.

Existen otras vías descendentes que intervienen en la ejecución de movimientos musculares voluntarios mucho más simples.

También te puede interesar leer: Rigidez muscular matutina: 3 causas frecuentes

¿Qué enfermedades se relacionan con la lesión de la vía piramidal?

El síndrome piramidal es el término con el que se engloba a los síntomas producidos por la lesión de los fascículos corticoespinales, provocando trastornos motores en las extremidades (que produce flexión o extensión exagerada de los miembros), parálisis facial y pérdida del volumen muscular.

En todo caso, los síntomas dependen mayoritariamente del lugar anatómico de la lesión.

Fuentes y referencias

Snell R.S. Neuroanatomía Clínica. 7ma edición. Wolters Kluwer Health España. Barcelona (2010).