Movimientos anormales: cuatro ejemplos muy característicos

Los temblores, tics, corea y atetosis son ejemplos de movimientos anormales que pueden observarse en trastornos neurológicos.

movimientos anormales

Los trastornos motores evidentes en muchas enfermedades neurodegenerativas, hereditarias e infecciosas suelen ser la expresión de un extenso daño del tejido nervioso, algunas veces tratable y otras veces de enorme gravedad.

En todo caso, los movimientos que se describen a continuación son ejemplos clásicos y representativos de un grupo de enfermedades que comprometen en buena medida la calidad y esperanza de vida de los pacientes afectados, representando un auténtico problema social y familiar, además de un dilema médico.

Temblor

temblor

Este es probablemente el más común y se caracteriza por movimientos rítmicos, rápidos e involuntarios de pequeños grupos musculares. Este puede ser normal o patológico, y este último a su vez puede ser clasificado en temblor de reposo, intencional y postural, entre otros tipos menos comunes.

El temblor en reposo se produce en ausencia de actividad muscular voluntaria y es característico de la enfermedad de Parkinson y de Wilson. El temblor intencional, por el contrario, si se produce durante el movimiento voluntario y se puede observar en la esclerosis múltiple.

El temblor postural se produce, como su nombre indica, en determinadas posturas (por ejemplo, durante el estiramiento de los brazos) y depende de cada individuo.

Puede observarse en trastornos metabólicos como el hipertiroidismo, la eliminación abrupta del consumo alcohol y la ansiedad.

También te puede interesar leer: Estos son 4 tipos de temblores que (probablemente) no conocías

Tics

Estos, al igual que los temblores, son movimientos anormales muy rápidos, bruscos y de baja intensidad. La diferencia es que pueden ser eliminados o evitados durante períodos cortos de tiempo, a pesar de que después de ello los síntomas tienden a exacerbarse.

Son mucho más frecuentes en los hombres y tienen cierto componente heredo-familiar, además de ser un trastorno francamente ligado a la ansiedad.

Corea

bases moleculares del sindrome de rett

Se caracteriza principalmente por lo abrupto, fuerte y descontrolado de sus movimientos. Estos son bastante irregulares y rápidos, pudiendo o no ser simétricos (es decir, involucrar ambas extremidades superiores o inferiores).

A veces puede acompañarse de sonidos respiratorios anormales, aunque no son más llamativos que los movimientos.

Cuando estos son extremadamente fuertes se les denomina balismo, y si afectan a un solo lado del cuerpo (derecho o izquierdo) se denomina hemibalismo.

Este tipo de movimiento es típico de la corea de Sydenham, la corea de Huntington y como efecto adverso de fármacos que actúan sobre el sistema nervioso central, como los antipsicóticos. De hecho, estos también pueden causar otro efecto adverso conocido como acatisia.

La corea de Sydenham (o también conocida como “mal de San Vito”) es considerada una secuela de la infección por bacterias del género Streptococcus, en la cual se producen anticuerpos contra los ganglios basales del cerebro, los cuales son estructuras de sustancia gris que son vitales para la realización de movimientos musculares.

Estos anticuerpos provocan serios daños en su funcionamiento, por lo que produce este movimiento anormal.

La corea de Huntington también se caracteriza por estos movimientos bruscos, aunque el origen de la enfermedad se relaciona más con un trastorno neurodegenerativo que tiene carácter genético y es de mal pronóstico.

También te puede interesar leer: Corea de Sydenham: movimientos anormales luego de una infección

Atetosis

movimiento anormales

Este tipo de movimiento generalmente afecta los dedos y musculatura bucofacial. Son muchos más lentos y sinuosos que los coreicos, aunque pueden existir combinaciones denominadas “coreoatetosis”.

En este caso, los pacientes son incapaces de mantener ciertas partes de su cuerpo en una posición determinada, ya que la misma es interrumpida por este fenómeno.

La encefalopatía hepática, un trastorno del sistema nervioso debido a la acumulación de productos tóxicos que se acumulan en la sangre por el mal funcionamiento de un hígado dañado (independientemente de la causa, aunque el consumo crónico de alcohol es una de las más frecuentes) es un ejemplo de patología que puede producir atetosis.

También te puede interesar leer: La atetosis, un ejemplo de trastorno del movimiento

Fuentes y referencias:

García L. Diferentes tipos de temblores y otros movimientos anormales. Gac Med Bilbao 2003;100:109-112.

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico.  Si tiene algún comentario que realizar sobre este artículo en específico, no dude en escribirnos a hola@infotiti.com. Por favor, tenga presente enviar junto a su comentario el enlace al artículo al que está haciendo referencia. Gracias!

Búsqueda por etiquetas:,

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.