No, este análisis de sangre no predice el alzhéimer con 16 años de antelación (pero sí dice mucho de lo que pasa en tu cerebro)

No, este análisis de sangre no predice el alzhéimer con 16 años de antelación (pero sí dice mucho de lo que pasa en tu cerebro)

Una investigación publicada en Nature Medicine genera titulares en extremos optimistas sobre la posibilidad de diagnosticar alzhéimer hasta 16 años antes del inicio de los síntomas mediante un análisis de sangre. La realidad, sin embargo, es muy diferente.

Si sigues de cerca la actualidad en el campo del alzhéimer seguramente habrás leído titulares que sugieren que es posible detectar la enfermedad mediante una analítica de sangre hasta 16 años de antes de que los síntomas sean evidentes.

¿En qué se «inspiran» esos titulares? Pues en un estudio publicado recientemente en la revista Nature Medicineen el que se logró medir en sangre una proteína que indica que el cerebro está experimentando daños.

En este estudio en específico se observó que en un grupo de personas portadoras de una mutación genética que los aboca casi que irremediablemente a padecer alzhéimer, la elevación de los niveles de una proteína en sangre permitía diferenciarlos de otros miembros de la familia que no eran portadores de esa mutación.

Es decir, los cambios en los niveles de la proteína permiten distinguir a quienes terminarán desarrollando la enfermedad.

También te puede interesar leer: La proteína tau: qué es y cómo influye en la neurodegeneración

Vale, ¿dónde está el truco?

Fibra del nervio ciático. En azul, los neurofilamentos | Prof. Peter Brophy. CC BY

Es importante tener presente algo: los investigadores sabían quiénes terminarían padeciendo la enfermedad, de hecho, hasta conocían el tiempo estimado de inicio de los síntomas, porque es generalmente estable en cada mutación.

Ese conocimiento previo permitió interpretar los cambios en los niveles de la proteína.

Ahora, cambiemos el escenario. Imagina que tú o un familiar van a una consulta médica, le miden el nivel de la proteína y da elevado, ¿alzhéimer?

Pues no, porque esa proteína no solo delata los daños que causa el alzhéimer, sino que se asocia al daño neuronal en general, ya sea por alzhéimer, por esclerosis múltiple o por un traumatismo.

Por cierto, aún no te he mencionado el nombre de la proteína: es la proteína ligera de los neurofilamentos (NfL), que forma parte de la estructura de soporte de las neuronas.

Desde hace un tiempo se viene planteando que es una especie de marcador universal de neurodegeneración; vendría a indicar si en tu cerebro están ocurriendo daños, pero no específicamente la causa.

También te puede interesar leer: Proteína ligera de los neurofilamentos, ¿cuál es su relación con la neurodegeneración?

¿Significa esto que la investigación no aporta nada?

muerte súbita en niños con epilepsia

¡No! En absoluto, es una investigación estupenda que hace varios aportes.

Por ejemplo, hasta ahora los niveles de NfL se miden en el líquido cefalorraquídeo, para lo cual hay que hacer una punción lumbar, un procedimiento necesario en muchas ocasiones pero que no gusta a nadie.

Esta investigación mostró que los niveles de NfL en el líquido cefalorraquídeo correlacionaban con los niveles en sangre, con lo cual ahora (o más bien cuando estos resultados se confirmen mediante otras investigaciones) para saber los cambios que experimentan los niveles de la proteína basta con analizar una muestra de sangre.

Además, los investigadores observaron que la variación de las concentraciones de la proteína se asociaba a los cambios que experimentaban los enfermos a nivel de volumen cerebral y procesos cognitivos.

A medida que aumentaba la concentración de NfL en las muestras analizadas, más atrofia cerebral tenían los enfermos y peor desempeño mostraban en las pruebas que evaluaban procesos mentales como la memoria.

De hecho, para los científicos, la señal realmente importante es el cambio en los niveles de la proteína a lo largo del tiempo. El director de la investigación, Mathias Jucker, que pertenece al Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas en Tübingen, lo explica así:

No es la concentración absoluta de neurofilamentos, sino su evolución temporal, lo que es significativo y permite predicciones sobre la progresión futura de la enfermedad”.

En un ensayo clínico, por ejemplo, medir la NfL permitiría monitorizar el efecto de un fármaco sobre la evolución del alzhéimer.

¿Conclusiones? Un excelente estudio que sigue añadiendo evidencias a la importancia de la NfL en la neurodegeneración, pero que ahora mismo no te permitiría saber si dentro 16 años padecerás alzhéimer.

También te puede interesar leer: No, nadie ha demostrado que «un fármaco detiene o ralentiza el alzheimer si se administra antes de los síntomas de la enfermedad»

Fuentes

Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas (2019): Early Prediction of Alzheimer’s Progression in Blood. En https://www.dzne.de/en/news/public-relations/press-releases/press/detail/early-prediction-of-alzheimers-progression-in-blood/

Preische O, Schultz SA, Apel A, et al. Serum neurofilament dynamics predicts neurodegeneration and clinical progression in presymptomatic Alzheimer’s Disease. [published online January 21, 2019]. Nat Med. doi: 10.1038/s41591-018-0304-3.