De la enfermedad cerebrovascular al alzhéimer: el fármaco que «tiene potencial como una terapia de prevención efectiva en etapas tempranas de alzhéimer»

Científicos de la Universidad del sur de California hallaron que un nuevo fármaco que se está usando en pacientes con enfermedad cerebrovascular podría también tener efectos positivos en la enfermedad de Alzheimer, según revela un experimento hecho en ratones.

 

El fármaco es una proteína modificada genéticamente llamada 3K3A-APC, que protege el cerebro de los ratones con síntomas similares al alzhéimer, disminuyendo ciertos pépticos tóxicos y previniendo la pérdida de memoria.

El estudio, que ha sido publicado en enero del 2019 en la revista Journal of Experimental Medicine, se basó en ensayos clínicos previos en humanos, donde el fármaco ha sido usado en el tratamiento de enfermedad cerebrovascular observándose un buen perfil de seguridad y farmacocinética.

Otros estudios han visto que la proteína 3K3A-APC suprime la activación de microglia e inhibe la expresión de citoquinas pro-inflamatorias en el cerebro.

También te puede interesar leer: Qué es la inflamación y cuál es su papel en el sistema nervioso

Proteína C reactiva endógena

La proteína C reactiva endógena que se libera en sangre, tiene propiedades anticoagulantes y citoprotectoras.

Además,  se ha demostrado su beneficio en la enfermedad cerebrovascular, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica,  trauma cerebral, sepsis, trasplantes de órganos, enfermedades por radiación y diabetes, entre otras.

Proteína C recombinada: 3K3A-APC

La proteína 3K3A-APC es una variante recombinante de la proteína C reactiva modificada genéticamente, que reduce la inflamación y protege neuronas y células endoteliales contra la muerte y la degeneración.

La modificación genética se realizó para reducir el riesgo de hemorragia de la proteína C reactiva en un 90%, conservando el resto de propiedades biológicas.

Dicha proteína modificada tiene efectos beneficiosos en varios modelos de enfermedad en ratones, por ejemplo, en lesiones cerebrales traumáticas y enfermedades neurodegenerativas.

En humanos se ha usado solo para tratar enfermedades cerebrovasculares, donde se ha probado su buena tolerancia. Disminuye el sangrado intracerebral además de tener acciones neuroprotectoras, vasculoprotectoras y antiinflamatorias en el cerebro.

También te puede interesar leer: Alzhéimer y demencia en 2018: logros, polémicas y mucho por hacer

Proteína  3K3A-APC y enfermedad de Alzheimer

ela tratamiento

Más allá de este conocimiento, el Dr. Zlokovic,  director del Instituto Neurogenético Zilkha en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del sur de California, ha podido demostrar que la proteína 3K3A-APC también disminuye la acumulación del péptido beta-amieloide.

El péptido beta-amieloide se acumula en el cerebro de los pacientes con enfermedad de Alzheimer, lo que leva a la neurodegeneración y reducción del flujo sanguíneo.

En ratones modelos de alzhéimer,  la proteína 3K3A-APC redujo la acumulación de amiloide y mantuvo el flujo sanguíneo cerebral normal.

Mecanismo de acción de la proteína 3K3A-APC

Se determinó que la proteína 3K3A-APC evita que las células produzcan beta-secretasa 1, que es una enzima que participa en la producción de beta-amieloide

Propuestas futuras para el alzhéimer

El uso de este fármaco ya ha sido probado en humanos con buena tolerancia. Parece viable que a partir de esta publicación se puedan plantear ensayos clínicos usando el fármaco en la enfermedad de Alzheimer.

Dado que el depósito de la sustancia beta-amieloide comienza antes de la aparición de los síntomas cognitivos y pérdida de la memoria, podría ser un excelente candidato terapéutico para estadios tempranos del alzhéimer, con el objetivo de evitar la aparición de síntomas y la progresión de la enfermedad.

Ya se están evaluando otros medicamentos inhibidores de la beta-secretasa 1, no obstante, con este descubrimiento, contaríamos a futuro con una nueva alternativa, especialmente en etapas tempranas de la enfermedad de Alzheimer.

También te puede interesar leer: No, nadie ha demostrado que «un fármaco detiene o ralentiza el alzheimer si se administra antes de los síntomas de la enfermedad»

Referencias

Lazic D et al. 3K3A-activated protein C blocks amyloidogenic BACE1 pathway and improves functional outcome in mice. Published Online: 15 January, 2019 | Supp Info: http://doi.org/10.1084/jem.20181035.

Zlokovic, B.V., and J.H. Griffin. 2011. Cytoprotective protein C pathways and implications for stroke and neurological disorders. Trends Neurosci. 34:198–209. https://doi.org/10.1016/j.tins.2011.01.005

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:, ,