Problemas asociados al aparato digestivo en la enfermedad de Parkinson: frecuentes y molestos

Problemas asociados al aparato digestivo en la enfermedad de Parkinson: frecuentes y molestos

Estreñimiento, disfagia o retraso en el vaciamiento gástrico son algunos de los problemas digestivos que pueden enfrentar los pacientes con enfermedad de Parkinson.

problemas de estomago parkinson

 La enfermedad de Parkinson es una entidad neurodegenerativa bien conocida por sus trastornos motores y progresivos.

Sin embargo, existe una serie de síntomas no motores que afectan a diversos aparatos, sistemas u órganos que pueden presentarse con frecuencia en estos pacientes.

Así tenemos algunos problemas asociados al aparato digestivo. De ellos hablaremos en este artículo y también brindaremos algunas recomendaciones para su manejo.

Trastornos para la deglución y disfagia

Es la dificultad para digerir y tragar. Es por lo general de aparición tardía, aunque pueden existir trastornos de la deglución en etapas tempranas.

Esto puede traer dificultades para la nutrición del paciente, pero la principal complicación que conlleva son los episodios recurrentes de neumonía por aspiración.

¿Qué hacer en caso de disfagia?

Tomar medidas generales como:

  • Comer sentado y mirando hacia abajo.
  • Ingerir raciones pequeñas.
  • Mejorar la masticación.
  • Evitar las consistencias mixtas de los alimentos.
  • En el caso de disfagia a líquidos, usar espesantes.

En casos más avanzados o con trastornos cognitivos agregados se debe valorar el uso de sondas nasogástricas para la alimentación o gastrostomía endoscópica.

También te puede interesar leer: Problemas urinarios en la enfermedad de Parkinson: síntomas y tratamiento

Sialorrea

Es la salivación excesiva, la cual se puede medir a través de varios métodos que pueden cuantificar el flujo y volumen de saliva.

En algunos casos es la consecuencia del tratamiento para el Parkinson.

¿Qué hacer en caso de sialorrea?

El profesional médico que atiende el caso podrá usar toxina botulínica en las glándulas salivales;  parótidas y submandibulares, cuyo efecto dura hasta 30 semanas.

Debido a la resequedad que origina es importante mantener un buena higiene oral y chequeos por el aumento en el riesgo de caries.

Se pueden usar medicamentos anticolinérgicos, pero tienen muchos efectos secundarios. Se ha usado con moderado éxito: bromexina, propantelina, escopolamina en parches, pirencepina y clonacepam.

También te puede interesar leer: Sialorrea o salivación excesiva en la enfermedad de Parkinson: cuando no es agradable que la boca se haga agua

Atonía gástrica o gastroparesia

Es el retraso en el vaciamiento gástrico, que se puede manifestar con náuseas frecuentes o sensación de plenitud o llenura.

Esto trae varias consecuencias en el proceso de digestión, pero también tiene implicaciones en la malabsorción de la medicación para el párkinson, que sufre una degradación enzimática dentro del estómago si aumenta el tiempo de exposición al jugo gástrico, perdiendo completamente su efecto terapéutico.

¿Qué hacer en caso de atonía gástrica?

Las medidas generales suelen ser muy efectivas:

  • Dieta rica en fibra insoluble o hidrosoluble.
  • Ejercicio o caminar después de las comidas y de la medicación.
  • La ingesta de cafeína pudiera aumentar la absorción de levodopa
  • Uso de medicamentos procinéticos como: domperidona, cisaprida o lubiprostone.
  • Evitar el uso de metoclopramida que tienen efectos sobre el sistema nervioso central.
  • La toxina botulínica inyectada vía endoscópica en píloro puede mejorar algunos casos.

Estreñimiento

Es un síntoma de aparición precoz en el párkinson y suele ser muy molesto y persistente, sobre todo en etapas donde se disminuye la movilidad como consecuencia de la progresión de la enfermedad.

¿Qué hacer en caso de estreñimiento?

  • Aumentar la ingesta de agua
  • Aumentar el consumo de fibra en la dieta
  • Actividad física dentro de las posibilidades de cada paciente.
  • Uso de procinéticos como domperidona, cisaprida o tegaserod.
  • Los laxantes osmóticos mejoran algunos casos

También te puede interesar leer: 8 +1 recomendaciones básicas para personas que viven con enfermedad de Parkinson

Referencias

Pérez-Macho L y Borja-Andrés S. Trastornos digestivos en la enfermedad de Parkinson: atonía gástrica, malabsorción y estreñimiento. Rev Neurol. 2010; 50 (Supl 2): S55-S58.

González-Fernández J et al. Trastornos digestivos en la enfermedad de Parkinson: disfagia y sialorrea. Rev Neurol. 2010; 50 (Supl 2): S51-S54.