Antipsicóticos, ¿cuál es su relación con el receptor de dopamina D4?

El receptor D4 ha recibido especial atención debido a su distribución neuroanatómica y a la respuesta farmacológica de antipsicóticos. La unión de D4 con los antipsicóticos en ocasiones genera una serie de efectos secundarios no deseados.

Neurotransmisores en las áreas límbicas del cerebro humano, PET | Dr Jim Myers, Imperial College London. CC BY-NC

El sistema de neurotransmisión dopaminérgico es uno de los más importantes en el sistema nervioso central (SNC), ya que está involucrado en procesos como la cognición, la conducta y las emociones.

También existen trabajos sobre la relación entre los receptores de dopamina y algunos padecimientos psiquiátricos como la esquizofrenia.

Se han identificado cinco receptores de dopamina (denominados como D1, D2, D3, D4 y D5), los cuales han sido divididos en dos familias en base a su estructura/función, respuesta farmacológica y distribución anatómica.

También te puede interesar leer: Esquizofrenia paranoide: guía para novatos

¿En qué regiones se ha localizado el receptor D4?

El receptor D4 ha sido localizado en:

  • hipotálamo
  • tálamo
  • bulbo olfatorio
  • hipocampo (partes del sistema límbico)
  • regiones corticales
  • corteza frontal
  • lóbulos occipitales
  • cerebelo.

Esta distribución y los sitios de unión a fármacos que tiene el receptor D4 en su estructura, hacen que su presencia en el cerebro sea un notable blanco de acción de fármacos en el tratamiento de enfermedades mentales.

Antipsicóticos y D4

La respuesta farmacológica a los antipsicóticos (AP) es compleja debido a la selectividad, ya que puede tener varios sitios de unión en diferentes receptores no solo de los dopaminérgicos, también de los β-adrenérgicos.

Las evidencias que sugieren la hipótesis de que la esquizofrenia se debe a un incremento del funcionamiento del sistema dopaminérgico, es coherente con el mecanismo de acción de los AP.

Pues a pesar del efecto regulador de los síntomas, las fenotiacinas (un tipo de AP) recetadas por períodos largos en personas con esquizofrenia, provocan reacciones secundarias que demuestran el aumento de la neurotransmisión y en especial de la dopaminérgica.

También te puede interesar leer: ¿Cuál es exactamente la relación del párkinson con la dopamina?

¿En qué consiste este efecto de “rebote”?

  • efectos extrapiramidales (rigidez muscular y finos temblores de reposo)
  • distonías (trastorno del movimiento que causa contracciones involuntarias de los músculos)
  • acatisia (síndrome que genera la necesidad irresistible de estar en constante movimiento)
  • discinesia tardía (trastorno que consiste en movimientos involuntarios)
  • efectos atropínicos (boca seca, variabilidad en la frecuencia cardiaca)
  • hipotensión (presión arterial anormalmente baja)
  • reacciones alérgicas

¿Cuáles antipsicóticos se unen a D4?

neuralgia de arnold

En particular, los AP típicos que se unen a los receptores D4 son la flufenacina, el haloperidol, el raclopride y los AP atípicos como la clozapina.

En especial, la clozapina muestra una alta selectividad por el receptor D4 y fue clasificada como un AP atípico porque provoca una menor incidencia de los síntomas extrapiramidales que los AP típicos.

Sin embargo, se han reportado otros efectos secundarios como:

  • fatiga
  • salivación nocturna
  • aumento del apetito
  • hipotensión y taquicardia ligera
  • pérdida de la libido
  • galactorrea (producción de leche materna en las mujeres que no están en periodo de lactancia o en los hombres)

Es importante señalar que la utilización de los AP en esquizofrenia es una de las mejores herramientas con las que contamos en la actualidad para controlar los síntomas positivos de la enfermedad.

En caso de que con dosis elevadas se presenten síntomas parkinsonianos, lo más recomendable es la medicación con antiparkisonianos. Pero solo cuando se presentan estos síntomas.

También te puede interesar leer: Cómo funcionan los antipsicóticos y cuáles son sus principales reacciones adversas

Bibliografía

Ana Julia Aguirre-Samudio, H. N. (2005). El gen receptor a dopamina D4 y su asociación con los trastornos mentales. Revista de investigación Clínica 57 (1), 65-75.

Pérez, L. A. (2017). Neurobiología de la Patología Dual. Health and Addictions 17 (2), 101-114.

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,