La microbiota intestinal vuelve a ser relacionada con la depresión

Se han identificado bacterias que están disminuidas en las personas con depresión en comparación con controles sanos. Algunos tipos de bacterias parecen relacionarse con una mejor calidad de vida.

microbiota intestinal depresión

Elementos químicos producto del metabolismo de las bacterias tienen efectos a nivel cerebral.

La microbiota intestinal (antes conocida como flora intestinal) está siendo muy estudiada a nivel mundial debido a sus intrigantes propiedades, que le permite interactuar con otros órganos a distancia a través de señales químicas.

Los productos del metabolismo de los microorganismos intestinales tienen efectos tanto locales como generales que abren el camino a posibilidades terapéuticas  y enfoques etiopatogénicos muy novedosos.

En este sentido, el concepto del eje cerebro – intestino – microbiota se ha desarrollado en base a la comunicación bidireccional entre ambos órganos, generando cambios que traen como consecuencia una mayor susceptibilidad a la aparición o progresión de ciertas enfermedades, tanto neurológicas como gastrointestinales.

También te puede interesar leer: Así es como la microbiota intestinal puede influir sobre la esclerosis múltiple

Relaciones entre microbiota y cerebro

Un grupo de investigadores del Departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Rega, en Bélgica, publicó los resultados de una investigación en la cual lograron identificar elementos químicos producto del metabolismo de las bacterias que tiene efectos a nivel cerebral, específicamente en pacientes con diagnóstico comprobado de depresión.

El estudio ha proporcionado evidencia de que existe una amplia gama de bacterias que pueden producir compuestos neuroactivos.

Sustancias bacterianas neuroactivas que se relacionan con una mejor calidad de vida

Bacterias como Faecalibacterium y Coprococcus se asociaron a mejor calidad de vida | Public Health Image Library – http://eol.org/data_objects/3602616, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=43919867

La investigación, publicada en Nature Microbiology en febrero 2019, estudió el potencial neuroactivo microbiano, examinando poblaciones de microbiomas fecales y su correlación con la calidad de vida y depresión.

Observaron que hay bacterias productoras de butirato, como Faecalibacterium y Coprococcus que están asociadas a una mejor calidad de vida.

Se identificó el potencial de síntesis microbiana de ácido 3,4-dihidroxifenilacético, un metabolito de la dopamina, así como un papel potencial de la producción de ácido γ-aminobutírico (GABA) en la depresión.

También te puede interesar leer: Las bacterias intestinales podrían afectar el tratamiento de la enfermedad de Parkinson

Las bacterias poco presentes en la depresión

Estudiaron la microbiota fecal  de 1.054 individuos con depresión e identificaron grupos de microorganismos que se correlacionaron positiva o negativamente con la salud mental.

Se identificaron dos géneros bacterianos, Coprococcus y Dialister, los cuales disminuyen notablemente en individuos con depresión, independientemente del tratamiento antidepresivo.

Estos resultados se compararon con dos grupos diferentes de microbiomas fecales sin patología mental.

Los resultados añaden más evidencia que apunta a la naturaleza disbiótica (referido al desequilibrio entre las proporciones de cepas bacterianas) de las patologías neurológicas y psiquiátricas.

Un catálogo de especies bacterianas neuroactivas

oxitocina autismo

Un mayor conocimiento sobre cómo influye la microbiota intestinal sobre nuestro cerebro puede llevar a la creación de nuevas terapias para los trastornos mentales.

Otro aporte de los investigadores fue la creación una técnica que permite la identificación de bacterias intestinales que potencialmente podrían interactuar con el sistema nervioso central.

Se tipificaron aproximadamente unas 500 bacterias con sus genomas y se identificó su capacidad para producir sustancias neuroactivas, logrando realizar el primer catálogo de neuroactividad de especies bacterianas intestinales.

Futuro de las investigaciones sobre microbiota y su relación con enfermedades psiquiátricas

Este enfoque científico ayudará a dirigir y acelerar la investigación de la implicación de microbiomas en el cerebro.

A medida que aumente el conocimiento sobre la producción, degradación o modificación de moléculas neuroactivas por la microbiota intestinal aumentará también la posibilidad de creación de terapias basadas en estos mecanismos.

También te puede interesar leer: ¿Contra el autismo bacterias? Por ahora solo en animales, pero los resultados no dejan de sorprender

Referencias

Valles-Colomer Mireia et al. The neuroactive potential of the human gut microbiota in quality of life and depression. Nature Microbiologu; 2019. Disponible en: https://doi.org/10.1038/s41564-018-0337-x.

Winter, G., Hart, R., Charlesworth, R., et al. (2018). Gut microbiome and depression: what we know and what we need to know. Reviews in the Neurosciences, 29(6), pp. 629-643. Retrieved 5 Feb. 2019, from doi:10.1515/revneuro-2017-0072

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,