Ataxia sensitiva, un síndrome causado por lesiones en neuronas aferentes

La falta de coordinación muscular originada por lesiones en neuronas sensitivas (desde la periferia hasta la médula espinal) es el elemento definitorio de la ataxia sensitiva.

ataxia sensitiva

Dentro de la clasificación de los síndromes atáxicos según su origen destaca el de ataxia sensitiva, la cual se diferencia clínicamente del resto por la presencia del signo de Romberg positivo y la disminución de reflejos osteotendinosos profundos.

El síndrome de Guillain Barré y el de Miller Fisher son algunos ejemplos en los que puede observarse, en pocos casos, síntomas de ataxia sensitiva. Es sobre esta interesante condición de lo que hablaremos el día de hoy.

¿Qué es la ataxia?

De forma genérica, se define la ataxia como el conjunto de trastornos que pueden provocar dificultad para la coordinación muscular, la cual puede manifestarse como alteraciones posturales y del equilibrio, además de trastornos durante la ejecución de movimientos voluntarios.

A su vez, los síndromes atáxicos pueden diferenciarse según su adquisición (es decir, si son congénitos o adquiridos), el tiempo de duración o la velocidad de instauración (aguda, episódica y crónica) y según su origen.

Esta última categoría hace referencia al lugar anatómico de la lesión (independientemente del tipo) que cause la sintomatología.

Puede ser cerebelosa, laberíntica (en el oído interno), talámica, cortical (corteza cerebral, especialmente frontal y parietal) y medular, también conocida como sensitiva. Es sobre este último subtipo del que hablaremos a continuación.

También te puede interesar leer: Ataxia: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es la ataxia sensitiva?

ataxia sensitiva diagnóstico diferencial

También llamada medular, es aquella cuya lesión originaria se ubica en cualquier vía sensorial aferente (es decir, aquellas que transmiten información desde los órganos y sistemas periféricos hacia el sistema nervioso central).

Por lo tanto, incluye tanto los nervios periféricos, raíces espinales y los cordones posteriores de la médula espinal, lugar por el que penetran las fibras de los nervios sensitivos.

¿Cuáles son los síntomas de la ataxia sensitiva?

Al igual que cualquier otro tipo de ataxia, las manifestaciones de incoordinación muscular son evidentes:

  • Dificultad para ejecutar movimientos (incluyendo velocidad y cálculo de la distancia al ejecutar movimientos voluntarios)
  • Aumento de la base de sustentación (es decir, ampliar la separación entre las piernas y la fuerza con la que se realizan los pasos durante la caminata).

Algo que ayuda a diferenciar la ataxia sensitiva de otros trastornos es la presencia del signo de Romberg positivo y la disminución de la intensidad de los reflejos tendinosos profundos.

El signo de Romberg se considera positivo cuando, luego de solicitarle al paciente que se mantenga erguido con ambos pies juntos y con los ojos cerrados, este pierde el equilibrio inmediatamente, pudiendo caerse al momento. Este trastorno desaparece si el paciente abre los ojos, revelando una inestabilidad motora únicamente cuando los ojos se encuentran cerrados.

Los reflejos tendinosos profundos incluyen, por ejemplo, el rotuliano (el clásico reflejo evocado cuando se golpea el tendón próximo a la rodilla con un pequeño martillo), el cual se encuentra disminuido en este tipo de ataxias sensitivas (aunque depende del nivel o altura de la lesión primaria).

También te puede interesar leer: Ataxia telangiectasia, cuando la inmunidad y las neuronas empiezan a fallar

¿Existen algunos ejemplos de ataxia sensitiva?


En algunos síndromes neurológicos como el de Guillain Barré y una de sus variantes, el síndrome de Miller Fisher, es posible observar casos de ataxia sensitiva en un pequeño porcentaje de pacientes.

El síndrome de Guillain Barré es una “polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda de origen desconocido” en la que se produce la eliminación progresiva de la mielina que recubre algunos nervios. Existe relativa simetría en la aparición de los síntomas y algunos trastornos sensitivos, pero la ataxia es relativamente poco común.

El síndrome de Miller Fisher, como se dijo anteriormente, es una manifestación atípica del Guillain Barré, presentándose una tríada de síntomas característica, que incluye oftalmoplejía (ausencia de movimiento ocular por parálisis de los músculos extraoculares), arreflexia (ausencia de los reflejos osteotendinosos antes mencionados) y ataxia.

También te puede interesar leer: Ataxia, ¿cuáles son sus síntomas?

Fuentes y referencias:

Longo DL, Fauci AS, Kasper DL, Hauser SL, Jameson JL, Loscalzo J, editores. Harrison principios de medicina interna. Vol 2. 18a ed. México: McGraw-Hill; 2012.

Salas A, et al. Ataxia aguda. Protocolos Diagnóstico Terapéuticos de la AEP: Neurología Pediátrica.

Torres M. Síndrome de Guillain Barré. Rev Cubana Med Milit 2003;32(2):137-42.

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,