Es ciencia, pero no ficción: una combinación de luz y sonido es capaz de mejorar los síntomas de alzhéimer en ratones

Es ciencia, pero no ficción: una combinación de luz y sonido es capaz de mejorar los síntomas de alzhéimer en ratones

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han logrado que la doble estimulación a través de luz y sonidos de un tipo de onda cerebral, las llamadas ondas gamma, resulte en una “limpieza” del cerebro de ratones modelos de alzhéimer, lo que se tradujo en mejorías en la memoria.

tratamiento con luz Alzheimer
Martorell, Anthony J. et al., 2019

En una de esas investigaciones que suenan más a ciencia ficción que a ciencia real, científicos del MIT han logrado que la estimulación multisensorial de las ondas gamma cerebrales resulte en mejorías sintomáticas y biológicas en ratones diseñados para expresar varias de las características de la enfermedad de Alzheimer.

La estimulación se realizó a través de luz y sonidos específicos y los resultados se vieron tan pronto como en una semana, aunque después de parar el tratamiento los efectos parecen revertir.

Aunque lo que funciona en ratones muy frecuentemente no llega a funcionar en humanos, los resultados preliminares de esta tecnología han hecho que los científicos estén planificando evaluar su efecto en pacientes con alzhéimer.

Ya con anterioridad han valorado la seguridad del procedimiento en personas sin la enfermedad, obteniendo resultados positivos, según informan en un artículo en MIT News.

Los resultados de la investigación se han publicado recientemente en la revista Cell.

También te puede interesar leer: Los 40 años, una edad crítica en la aparición de alteraciones cerebrales relacionadas con el alzhéimer

¿Qué son las ondas gamma?

tratamiento con luz alzheimer
Imagen de GDJ en Pixabay

Onda gamma es un tipo de onda cerebral. Las ondas cerebrales resultan de la actividad eléctrica de las neuronas que se sincronizan creando esas «ondas» con diferentes rangos de frecuencia. Otros tipos serían:

  • Beta
  • Alfa
  • Theta
  • Delta

Se ha llegado a definir que, dependiendo de nuestro estado, prevalecen unas ondas u otras. Por ejemplo, cuando estamos relajados, realizando una tarea que nos demande una baja actividad cerebral (como caminar tranquilamente) prevalecen las ondas alfa.

Sin embargo, en momentos de gran actividad intelectual, predominan las ondas betas.

Las ondas gamma son las de mayor frecuencia (alrededor de 40 Hz) y se las ha asociado a procesos como la memoria y la atención.

En las personas con alzhéimer se ha detectado que está alterado el funcionamiento de las ondas gamma, de ahí que los científicos del MIT se hayan preguntado si estimulando estas ondas, se podrían generar mejorías en la enfermedad.

Una investigación anterior de este mismo grupo de investigación había demostrado que utilizando solamente la estimulación con luz, se lograba disminuir la acumulación tóxica de proteínas (beta amiloide) en la corteza visual del cerebro de ratones modelados para expresar características de la enfermedad de Alzheimer.

En el nuevo estudio, los investigadores evaluaron el poder de la estimulación auditiva para alcanzar otras regiones cerebrales como el hipocampo, una de las primeras áreas afectadas por el alzhéimer. Los resultados son sorprendentes.

También te puede interesar leer: ¿Buscando información sobre alzhéimer? Estas webs te pueden ser muy útiles

Cuando a la luz se añade el sonido

En uno de los varios experimentos realizados, los investigadores observaron que el estímulo auditivo por sí solo fue capaz de estimular las ondas gamma, lo que resultó en mejorías en la memoria y disminución de la acumulación de placas de beta amiloide en la corteza auditiva y en el hipocampo en una semana, además de evitar que otra proteína vinculada con el alzhéimer, la tau, experimentara un proceso patológico.

Cuando se aplicó la estimulación multisensorial, es decir, a través de la vista y la audición, los resultados fueron también muy alentadores.

Se logró reducir la acumulación de beta amiloide en otra región cerebral conocida como corteza prefrontal, clave en la regulación de muy complejos.

Los investigadores también observaron que se estimuló la actividad de unas células que forman parte del sistema inmunitario, las llamadas microglías, que ayudan a “limpiar” el cerebro de desechos y sustancias nocivas.

Tomados en conjunto, estos resultados y los de investigaciones anteriores sugieren que el sistema desarrollado por los científicos del MIT actúa sobre diferentes tipos de células (como microglías y neuronas) y regiones cerebrales, logrando un impacto muy integral sobre la enfermedad.

¿Significa esto que tiene mucho potencial para que funcione en humanos?

Imagen de Augusto Ordonez en Pixabay

Desafortunadamente nadie puede afirmar tal cosa. Muchas terapias que se han desarrollado para el alzhéimer, que se veían muy prometedoras durante la fase de experimentación animal, fracasaron cuando se evaluaron en pacientes.

Esta tecnología tiene la ventaja de ser no invasiva y aparentemente segura, lo que facilita su evaluación en seres humanos. Además, es una nueva forma de abordar el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, algo que se agradece después de años de intentos fallidos por la vía farmacológica.

¿Funcionará o no funcionará? Ya sabes que nadie puede afirmar una cosa o la otra, pero lo que sí podemos afirmar es que esta es una investigación pionera que vale la pena conocer.

También te puede interesar leer: Microglía, sus funciones dentro del sistema neuroinmune

Fuentes

Anne Trafton (2019): Brain wave stimulation may improve Alzheimer’s symptoms. En http://news.mit.edu/2019/brain-wave-stimulation-improve-alzheimers-0314

Martorell, Anthony J. et al. (2019): Multi-sensory Gamma Stimulation Ameliorates Alzheimer’s-Associated Pathology and Improves Cognition. Cell