Depresión en esclerosis múltiple: por razones psicosociales, sí, pero con una marcada influencia biológica

Depresión en esclerosis múltiple: por razones psicosociales, sí, pero con una marcada influencia biológica

Un estudio reciente sugiere que «los trastornos afectivos parecen ser una parte intrínseca de este trastorno neurológico [la esclerosis múltiple] en lugar de una enfermedad psiquiátrica co-ocurrente independiente».

La depresión es una de las manifestaciones neuropsiquiátricas más comunes entre las personas con esclerosis múltiple (EM). De primeras, lo más fácil (y lógico) es pensar que es una reacción normal ante el diagnóstico, los síntomas y la evolución de la enfermedad.

Sin embargo, varios estudios han observado relación entre cambios estructurales y lesiones en la corteza cerebral y los síntomas depresivos en personas con EM, una observación confirmada por una investigación reciente publicada en la revista Neurological Sciences.

En este estudio, los investigadores analizan varias investigaciones previas sobre el tema y concluyen que la depresión en la EM es un fenómeno complejo en el que influyen factores genéticos, bioquímicos, inmunológicos y psicosociales, en el cual las alteraciones estructurales y funcionales del cerebro parecen tener un papel prominente en el inicio de los síntomas depresivos.

También te puede interesar leer: La apatía en esclerosis múltiple: más persistente que la depresión y asociada a mayores dificultades cognitivas

El sistema límbico, clave en la depresión en pacientes con esclerosis múltiple

depresión en la esclerosis múltiple

Con el objetivo de analizar si existía relación entre las lesiones cerebrales, los daños estructurales y los síntomas depresivos entre las personas con esclerosis múltiple, los investigadores analizaron todos los estudios previos publicados sobre este tema desde el año 1954.

De un total de 745 estudios identificados, solo nueve cumplían con los requisitos planteados por los investigadores para estar incluidos en el análisis, un número escaso, pero que permitió sacar algunas conclusiones sobre las alteraciones cerebrales posiblemente vinculadas a la depresión en la EM, por ejemplo:

  • Las alteraciones del sistema límbico, profundamente implicado en la regulación emocional.
  • Otras anomalías cerebrales, fundamentalmente en las áreas frontotemporales.
  • Desconexión funcional y estructural del hipocampo de varias redes cerebrales.
  • Menor volumen de materia gris en la corteza prefrontal derecha parece predecir un empeoramiento futuro de los síntomas de depresión en pacientes con EM.

Esos hallazgos sugieren a los investigadores que la depresión en el contexto de la esclerosis múltiple no es simplemente una entidad independiente, sino que es parte intrínseca de la enfermedad, al igual que los otros muchos síntomas que caracterizan este desorden neurológico.

También te puede interesar leer: Depresión en la esclerosis múltiple: otro efecto a tener en cuenta

Fuentes

Corallo, F., Lo Buono, V., Genovese, R. et al. Neurol Sci (2019). https://doi.org/10.1007/s10072-019-03889-1