Neuroborreliosis: una enfermedad singular que ataca el sistema nervioso

Neuroborreliosis: una enfermedad singular que ataca el sistema nervioso

La neuroborreliosis es una enfermedad multisistémica del espectro de la enfermedad de Lyme, que afecta el sistema nervioso y está causada por espiroquetas del género Borrelia. Aunque se considera rara, resulta muy peligrosa de no tratarse a tiempo.

neuroborreliosis
Garrapata común (Ixodes ricinus) | WWalas [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]
En 1942 el médico alemán Alfred Bannwarth describió la sintomatología de un grupo de pacientes que había sufrido la picadura de una garrapata. Los individuos mostraban polineuritis dolorosa y parálisis facial. El síndrome fue llamado meningoradiculitis linfocítica.

Años después se demostró que tales síntomas correspondían a una infección con bacterias del género Borrelia y se reconoce la enfermedad de Lyme.

El dolor y la inflamación en las articulaciones son frecuentes en personas que padecen esta enfermedad. Sin embargo, cuando ocurren afectaciones neuronales podemos hablar de un padecimiento que se encuentra comprendido dentro del espectro de Lyme: la neuroborreliosis.

Revisa también: Estas son las complicaciones neurológicas de la enfermedad de Lyme

La neuroborreliosis: una enfermedad largamente ignorada

La enfermedad de Lyme ha sido reportada también en caballos, perros y otros mamíferos. Se transmite por la mordida de garrapatas del género Ixodes, sin embargo sus síntomas varían en relación a la especie de espiroqueta (bacteria) que la ocasione.

Borrelia burgdorferi se reporta habitualmente como causante de este padecimiento en Estados Unidos, mientras Borrelia afzelii y Borrelia garinii son las especies más comunes en Asia y Europa. La infección por B. garinii suele afectar el sistema nervioso provocando neuroborreliosis.

El diagnóstico de esta enfermedad multisistémica resulta extremadamente difícil. En primer lugar, porque puede confundirse con otros desórdenes y, en segundo lugar, porque solo el 20 al 30% de las personas recuerda haber sufrido una picadura o una erupción asociada a esta (Erythema migrans,eritema migratorio).

Se ha llegado a plantear que todo paciente que viva o haya estado recientemente en áreas donde predominen las garrapatas de este género debería ser valorado con respecto a la neuroborreliosis. Particularmente si han experimentado dolor de cabeza o espalda intenso, dolor radicular o disfunción de los nervios periféricos.

También te puede interesar leer: Neuropatía periférica: síntomas, causas, tratamientos y recomendaciones

¿Cómo detectar la neuroborreliosis? Un diagnóstico complicado

Los ejemplares adultos de I. ricinus se alimentan de grandes mamíferos, por ejemplo ganado vacuno | Unplash

Los síntomas de esta enfermedad varían, además, en dependencia del tiempo transcurrido luego de la infección. Según los especialistas, durante las primeras semanas los afectados suelen experimentar:

  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones

Sin embargo, con el pasar de los meses la infección puede afectar de forma severa el sistema nervioso. Por lo general, entre los 4 y los 6 meses se registra inflamación de los nervios sensoriales y motores, meningitis, neuritis craneal, síndrome de Bannwarth (Meningorradiculitis linfocítica) y, en un gran porcentaje de los casos analizados, parálisis facial.

Si no se recibe atención médica, el dolor puede volverse crónico.

Para su diagnóstico es preciso la realización de un estudio clínico que incluya examen físico y neurológico. Es importante tener en cuenta los eventos previos a la aparición de los síntomas, así como la existencia de signos típicos de la enfermedad de Lyme.

Por lo general, el análisis del líquido cefalorraquídeo muestra una elevación en los niveles de proteínas, linfocitos y células del plasma. Se recomienda además realizar biopsias para ver si hay daños en los tejidos de la piel, en los nervios u otras estructuras. La presencia de anticuerpos para la bacteria en el análisis serológico puede no ser concluyente.

También puede interesarte: Cuando un supuesto alzhéimer resulta ser enfermedad de Lyme.

Entonces ¿qué deberíamos tener en cuenta?

La neuroborreliosis es una enfermedad tratable, cuyas consecuencias a largo plazo pueden ser mínimas siempre y cuando se detecte a tiempo. El tratamiento con antibióticos reduce el dolor. También puede prevenir la degeneración de los axones neuronales si la enfermedad no se halla en estado avanzado.

Ante cualquier sospecha debemos acudir al médico de inmediato, incluso si los síntomas no coinciden exactamente con los de la enfermedad de Lyme. Es importante recordar que la variabilidad en sus manifestaciones es lo que hace tan difícil su diagnóstico. Cuidemos nuestra calidad de vida.

Lee además: Neuralgia y neuritis, ¿sabes diferenciarlas?

Fuentes bibliográficas

Mygland A et al. EFNS guidelines on the diagnosis and management of European Lyme neuroborreliosis 2010; 17(1):8–16.

Wokke J. H. & J.A. L. Vanneste. Neuroborreliosis. Practical Neurology 2004; 4: 152–161. En: http://pn.bmj.com/