Cuando la motivación se ha ido: apatía en esclerosis múltiple

Cuando la motivación se ha ido: apatía en esclerosis múltiple

Afecta a un porcentaje significativo de personas con esclerosis múltiple y, sin embargo, es una gran ignorada. Eso no evita que la apatía marque la vida de los afectados por la enfermedad quienes ven cómo cosas que antes les llenaban de entusiasmo, ahora simplemente «da igual».

apatía en esclerosis múltiple

Me despierto todas las mañanas sin sentir ninguna emoción. Voy a la uni y me va bien con mis asignaturas, sin embargo, no siento ninguna emoción ni felicidad en nada. Honestamente, desearía poder sentir algo.

La anterior es una frase recogida en un foro donde la persona que la escribió consideraba estar padeciendo una “apatía abrumadora”. Y quería dejar bien claro algo: no tenía depresión, lo suyo era apatía.

Y la aclaración es muy válida porque si un problema enfrentan las personas con apatía es que habitualmente se confunde con depresión, y aunque ambas alteraciones pueden estar presentes a la vez en una misma persona, son entidades diferentes con tratamientos diferentes.

En las personas con esclerosis múltiple la apatía es muy frecuente. Se han hecho algunos estudios intentando determinar qué porcentaje de pacientes la padecen y los resultados varían: algunas investigaciones apuntan a que el 22% de los pacientes y otras que más del 43%.

Más allá de cifras exactas en lo que sí se coincide es que es frecuente, un escenario semejante al de otras enfermedades neurológicas como el párkinson o la enfermedad de Huntington.

También te puede interesar leer: ¿Apatía o depresión? Aprende a diferenciarlas

¿Cómo se manifiesta la apatía?

Un ejemplo típico que se emplea para ilustrar qué es la apatía es el de la persona que puede pasar muchas horas delante de la tele sin estar prestando apenas atención porque no le interesa lo que ve.

En falta de motivación y de iniciativa fundamentalmente. El concepto más popular de apatía (Marin, 1991) plantea que es:

“La ausencia de motivación no atribuible a una disminución del nivel de conciencia, deterioro cognitivo o estrés emocional”.

Una persona con apatía podrá manifestar:

  • Desinterés por actividades o temas que antes le interesaban.
  • Falta de iniciativa y espontaneidad para realizar actividades.
  • Ausencia de planes y objetivos.
  • Indiferencia ante lo que sucede en su entono, incluso en medio de situaciones aparentemente novedosas o emocionantes.

Estos síntomas de apatía pueden llevar a los familiares a desesperarse porque «parece que no le importa nada». La persona afectada se siente impotente ya que no puede responder a las exigencias de su entorno porque efectivamente, siente como si estuviese «en blanco».

También te puede interesar: El deterioro cognitivo en la esclerosis múltiple: estos podrían ser los indicadores de su evolución

¿Por qué esta prevalencia tan elevada de apatía en la EM?

A diferencia de la depresión, en la cual se considera que influyen muchos factores, además del impacto de la enfermedad en el cerebro, la apatía en la esclerosis múltiple (y en las enfermedades neurodegenerativas en general) se atribuye fundamentalmente a los cambios que la enfermedad provoca en áreas específicas del cerebro, especialmente en el llamado circuito motivacional.

Los daños en esta área también pueden estar en la base de otra observación que se ha realizado: las personas con EM y apatía suelen tener más déficits en las funciones ejecutivas, específicamente con el control cognitivo.

Lo anterior significa que podrían tener más dificultades para controlar conductas que saben que son inapropiadas y para adecuar su comportamiento en función de sus metas.

¿Cómo se trata la apatía en la EM?

trastorno de personalidad
Un ejemplo típico que se emplea para ilustrar qué es la apatía es el de la persona que puede pasar muchas horas delante de la tele sin estar prestando apenas atención porque no le interesa lo que ve.

Llegamos a una pregunta con una respuesta que a muchos dejará poco satisfechos. No hemos encontrado ensayos clínicos en los que se evalué el efecto de algún fármaco sobre la apatía en las personas con esclerosis múltiple.

El tratamiento farmacológico que recomiende el profesional que atiende el caso estará basado en investigaciones realizadas en otras poblaciones de pacientes (hasta donde tenemos conocimiento).

Tampoco es que haya algo así como “un tratamiento para la apatía”, sino que los fármacos que se administran fueron aprobados inicialmente para otros trastornos y posteriores ensayos clínicos han mostrado que tienen cierta eficacia en la apatía.

Desde el punto de vista no farmacológico, aquí te dejo algunos puntos que puedes considerar:

  • Informa a tus seres queridos de lo que te está pasando, de cuál es su origen. Esto no va a eliminar mágicamente los problemas, pero créeme que ayuda mucho a comprender tu situación y a responder en consecuencia.
  • Identifica aquellas situaciones que logran motivarte, aunque sea mínimamente, e intenta realizarlas frecuentemente.
  • Introduce novedades en tu rutina, nunca sabes qué actividad puede sorprenderte y sacarte por algunos momentos de las garras de la apatía.
  • Dale una oportunidad a los que te rodean y te quieren ayudar. Es muy frecuente que tu pareja, tus hijos o tus padres hayan intentado proponerte actividades o proyectos en un intento por despertar tu interés, ¿por qué no intentarlo?

Si has llegado hasta aquí, seguramente te queda la sensación de que esta es un área muy poco investigada y tienes razón.

La apatía en el campo de las enfermedades neurológicas ha sido más estudiada en relación al alzhéimer y a la enfermedad de Parkinson, pero en otros trastornos, como la EM, todavía queda una gran laguna de conocimiento. Y muchos pacientes necesita que se llene.

 También te puede interesar leer: La apatía en esclerosis múltiple: más persistente que la depresión y asociada a mayores dificultades cognitivas

Fuentes

Apathy: a neuropsychiatric syndrome.  The Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences 1991 3:3, 243-254

Novo, Ana M. et al. Apathy in multiple sclerosis: gender matters. Journal of Clinical Neuroscience , Volume 33 , 100 – 104

Raimo, S., Spitaleri, D., Trojano, L., & Santangelo, G. (2019). Apathy as a herald of cognitive changes in multiple sclerosis: A 2-year follow-up study. Multiple Sclerosis Journalhttps://doi.org/10.1177/1352458519828296

Raimo, S., Trojano, L., Spitaleri, D., Petretta, V., Grossi, D., & Santangelo, G. (2016). The relationships between apathy and executive dysfunction in multiple sclerosis. Neuropsychology, 30(6), 767-774.

http://dx.doi.org/10.1037/neu0000279