El impacto del ejercicio físico y el sueño en la depresión podría variar dependiendo del género

El impacto del ejercicio físico y el sueño en la depresión podría variar dependiendo del género

Un estudio de la Universidad de Michigan sugiere que el impacto del ejercicio físico y la calidad del sueño en la depresión puede depender del género.

El estudio de los hábitos de actividad física y la rutina de descanso de 1143 estudiantes de la Universidad de Beijing ha arrojado un resultado sorprendente. El nivel de influencia del ejercicio y el sueño en las personas con depresión podría ser diferente entre mujeres y hombres.

De acuerdo con los científicos, solo la mitad de las personas que sufren de depresión reciben tratamiento médico. Este desorden puede influenciar notablemente su calidad de vida e incluye síntomas como tristeza, irritabilidad, pérdida de interés e insomnio.

No obstante, suele ignorarse por razones que tienen relación con la idiosincrasia, el rechazo a los medicamentos y la creencia de que no se necesita ayuda.

No es un secreto que la tasa de depresión entre los estudiantes jóvenes ha aumentado notablemente. Un número creciente de artículos plantea que esto podría estar asociado a un cambio en la calidad del sueño y en su rutina de ejercicios físicos debido a la presión de la universidad, entre otras causas.

Una nueva investigación  de la Universidad de Michigan comparó el impacto del ejercicio físico y el sueño en la depresión entre hombres y mujeres y los resultados vuelven a demostrar la importancia de la

Revisa además: Depresión con síntomas psicóticos: una forma poco estudiada de depresión

Ejercicios, descanso y depresión

El ejercicio físico ha sido señalado como uno de los métodos más sanos y efectivos para combatir la depresión. Este estudio, publicado en el Journal of American College Health, analiza por primera vez la posible asociación de los niveles de depresión, el ejercicio físico y el sueño en una población universitaria.

Participaron en la investigación 1143 estudiantes de la Universidad de Beijing que tenían de 14 a 22 años. Cada uno de ellos completó 3 cuestionarios durante una clase regular de educación física. De esta manera los especialistas pretendían evaluar su rutina de actividad física, los patrones de sueño y la depresión.

El primer cuestionario fue el Índice de calidad de sueño de Pittsburgh que permite cuantificar la calidad y patrones de descanso utilizando 7 sub-escalas. Si la persona recibía una puntuación final de 5 o más indicaba un sueño de poca calidad.

La actividad física realizada se clasificó en tres niveles-caminata, moderada e intensiva-de acuerdo al Cuestionario de actividad física internacional. Mientras que el documento del Centro de estudios epidemiológicos de la depresión (CES-D) fue utilizado para determinar los niveles de depresión de los estudiantes.

La encuesta permitía la acumulación de puntos hasta llegar a un máximo de 60, pero una puntuación de 16 indicaba ya la existencia de depresión clínica. Toda la información se integró y comparó por género utilizando diferentes métodos estadísticos.

De acuerdo con los autores, los resultados indican que la actividad física moderada o intensa puede influir positivamente en los niveles de depresión de los estudiantes de sexo masculino.

Sin embargo, no se encontraron relaciones significativas entre la actividad física y la depresión en las estudiantes. Con respecto a los patrones de sueño, estos pueden ser utilizados para predecir la depresión en los hombres pero no en el caso de las mujeres.

Consulta también: Depresión endógena, cuando te sientes triste y no sabes por qué

En conclusión

Según Cahuas y sus colaboradores, esta investigación tenía como objetivo el hallazgo de nuevos métodos para el manejo de la depresión en estudiantes universitarios.

Sin embargo, los resultados solamente sugieren que el uso de el ejercicio físico y la mejoría de la calidad de sueño deben aplicarse diferencialmente en hombres y mujeres, aunque es un resultado que debe tomarse con precaución teniendo en cuenta las características del estudio y los resultados de investigaciones previas sobre la relación actividad física y depresión.

El hecho de que el estudio esté basado en cuestionarios y no en la historia familiar y clínica de los participantes podría haber introducido errores. De la misma manera, el análisis de los estudiantes de una sola universidad en China no puede ser generalizado.

Esperemos que nuevos estudios incluyan un mayor número de personas de diferentes regiones y analicen las variables que puedan estar influyendo en lo observado en esta investigación.

Revise además: Depresión en hombres: enmascarada y con consecuencias impredecibles

Fuentes bibliográficas

University of Michigan (2019). The impact of exercise and sleep on depression varies by gender. En: https://news.umich.edu/the-impact-of-exercise-and-sleep-on-depression-varies-by-gender/

Cahuas A., Z. He, Z. Zhang y W. Chen. Relationship of physical activity and sleep with depression in college students. Journal of American College Health (2019). En: https://doi.org/10.1080/07448481.2019.1583653