Síndrome de Balint: causas, síntomas y tratamiento

Síndrome de Balint: causas, síntomas y tratamiento

El síndrome de Balint es una condición poco conocida caracterizada por ataxia óptica y otros trastornos neurooftalmológicos.

Neurovision alzheimer

La lesión en la zona de unión parietooccipital cerebral puede ocasionar numerosos síntomas visuales y espaciales tan importantes que pueden llegar a comprometer la calidad de vida del paciente, incluyendo dificultad para fijar la mirada y ubicar espacialmente los objetos.

Puede ser causada por numerosas patologías y condiciones, entre ellas la enfermedad cerebrovascular, trastornos neurodegenerativos y heridas por arma de fuego. No tiene cura, aunque la terapia psicológica puede ayudar a mejorar la calidad de vida. En este artículo encontrarás más información sobre tan particular patología.

¿Qué es el síndrome de Balint?

Es una condición caracterizada por alteraciones neurooftalmológicas, descritas inicialmente por un médico húngaro en 1909. Clínicamente (como se mencionará más adelante) se expresa como “ataxia óptica” y problemas para lograr la atención visual.

A nivel anatomopatológico, el síndrome de Balint se asocia a lesiones en la unión parietooccipital en ambos hemiferios cerebrales.

También te puede interesar leer: Ataxia sensitiva, un síndrome causado por lesiones en neuronas aferentes

¿Cuáles son las causas del síndrome de Balint?

Cualquier patología o condición que provoque lesiones específicas en la zona anteriormente mencionada (unión parietooccipital) puede provocar el síndrome.

La enfermedad cerebrovascular, en cualquiera de sus variantes, es una causa importante. Precisamente la zona cuya lesión sirve de sustrato anatómico para esta enfermedad, se encuentra alojada en la región “limítrofe” entre dos arterias sumamente importantes para la supervivencia del cerebro (arteria cerebral media y posterior).

Cualquier evento cardiovascular (como los trombos, émbolos o inclusive vasculitis) pueden ocasionar un compromiso grave de la irrigación cerebral, lo cual puede lesionar la unión parietooccipital por un mecanismo hipóxico-isquémico, en el que la falta de oxígeno y nutrientes diversos ocasionan muerte neuronal irreversible, provocando los síntomas de esta enfermedad.

Algunas enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer (a pesar de que no es demasiado frecuente) pueden afectar dicha zona por otros mecanismos. Las heridas por armas de fuego conforman otra causa importante.

También te puede interesar leer: Así es la vascularización del cerebro, un ejemplo de impecable organización

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Balint?


Existen trastornos oculomotores en los que al paciente se le dificulta mucho fijar y seguir con la la mirada un estímulo visual, siendo muchas veces incapaces de aprobar pequeñas pruebas durante el examen físico médico (por ejemplo, seguir con la mirada un lápiz o linterna en movimiento).

Los afectados por este síndrome se ven incapaces de atender a más de un objeto a la vez, un fenómeno llamado simultanagnosia (se puede apreciar en el vídeo anterior)

Además, la incapacidad para indicar o alcanzar con la mano o de cualquier otra forma la posición espacial de algunos objetos es muy característica del síndrome de Balint (ataxia óptica).

La ataxia óptica origina una serie de consecuencias que pueden afectar considerablemente la calidad de vida del paciente. Tareas aparentemente sencillas como encender un cigarrillo y dibujar siguiendo un patrón particular pueden convertirse en verdaderas hazañas difíciles de lograr.

Todos estos síntomas radican principalmente en trastornos de la ubicación espacial y su relación con la visión, a pesar de que la captación de estímulos visuales se encuentre perfecta.

¿Tiene tratamiento?

Al igual que muchas otras enfermedades similares, el síndrome de Balint carece de tratamiento curativo al ser el resultado de una lesión irreversible en el sistema nervioso central.

Los pacientes muestran leve mejoría durante terapia psicológica y ocupacional, pero verán limitadas sus actividades cotidianas, comprometiendo en grado variable la calidad de vida.

También te puede interesar leer: Neuromielitis óptica: características esenciales

Fuentes y referencias

Rodríguez LP, et al. Alteraciones oculomotoras en el síndrome de Balint: terapia ocupacional asistida por ordenador. Motricidad 200;6:29-45.

Longo DL, Fauci AS, Kasper DL, Hauser SL, Jameson JL, Loscalzo J, editores. Harrison principios de medicina interna. Vol 2. 18a ed. México: McGraw-Hill; 2012.