Historia de la medicina: Santiago Ramón y Cajal

Historia de la medicina: Santiago Ramón y Cajal

Santiago Ramón y Cajal, un conocido personaje dentro del área de la medicina, fue reconocido en múltiples ocasiones por su interés artístico y científico, logrando una mezcla armónica entre ambas disciplinas.

santiago ramon y cajal
Imagen de Santiago Ramón y Cajal. Crédito de imagen: Wellcome CollectionCC BY

Gracias a su trabajo se pudo profundizar enormemente en el conocimiento de las neurociencias, así como también cambiar la visión que muchos científicos de la época tenían sobre este misterioso campo.

A continuación, podrás leer algunos de los aspectos más importantes sobre la vida de este destacado autor.

Primeros años de vida

Nació el 1 de mayo de 1852, resaltando desde la infancia su gran pasión por las artes, especialmente por la pintura y el dibujo, a pesar de ser constantemente recriminado por su padre, un médico rural, debido a no considerarla una profesión digna de admiración.

De hecho, fue la misma figura paterna la que lo incitó constantemente (no sin algunos intentos de resistencia por su parte) a estudiar medicina en el futuro.

Su pasión por la naturaleza

La visualización fortuita de un eclipse solar a los 8 años de edad, específicamente el 18 de julio de 1860, sembró en su joven mente el amor y pasión por las manifestaciones de la naturaleza.

Tal admiración lo llevaría a plasmar, en su época de estudiante de medicina, dibujos basados en paisajes que destacaran el poder de los animales y la geografía en general, basándose en numerosas técnicas artísticas.

La concepción de la naturaleza, claro está, logró incluir la belleza anatómica del cuerpo humano, especialmente luego de experimentar sus primeras clases formales de pintura.

Este hecho, vital en su vida, fue logrado luego de un proceso de negociación con su padre, quien le exigió abandonar sus malas notas y travesuras escolares a cambio de dedicación seria al estudio, con la condición de poder asistir a dichas lecciones artísticas.

Este punto de convergencia, que permitió a Cajal realizar obras trascendentales que combinaron su gusto por el arte y la naturaleza, fue un hecho que cambiaría drásticamente su vida y, además, la concepción de su padre sobre sus verdaderas orientaciones profesionales.

Estos gustos particulares le permitieron, muchos años después, establecer puntos comparativos entre la estructura histológica del sistema nervioso y la naturaleza, relacionando las amplias redes neuronales con selvas con abundantes árboles que se conectaban entre sí.

Arte y ciencia: su carrera en la histología

cuadro de santigo ramon y cajal
Cuadro delineado por Ramón y Cajal representando la corteza cerebelosa.

Luego de un infructuoso viaje a Cuba a los 22 años que resultaría, tiempo después, en el deterioro de su estado de salud debido a que fue víctima de la malaria, regresó a España en medio de una época marcada por el declive de su sociedad, en el contexto de importantes retrasos culturales y científicos, muy relacionados con la pérdida de sus colonias a lo largo de las últimas décadas.

Mientras continuaba su formación académica, conoció a un profesor llamado Aureliano Maestre de San Juan, el cual le permitió e incentivó a adentrarse en el mundo de la histología.

Maestre de San Juan abrió un nuevo campo de conocimientos en la mente de Cajal, ávido por las posibilidades artísticas derivadas de los misterios de las preparaciones histológicas, cuya calidad, para esa época, dejaban una gran cantidad de dudas.

Fue así como empezó sus investigaciones en el campo del sistema nervioso, permitiendo establecer las bases morfológicas de la “neurona”, la unidad anatómica y funcional de dicho sistema, cuyo nombre sería por primera vez utilizado por un patólogo alemán, gracias a los descubrimientos y teorías postuladas por Santiago Ramón y Cajal.

Legado

Sus principales aportes estuvieron relacionados con diferentes postulados referentes a la estructura y función del sistema nervioso, gracias a sus observaciones microscópicas y a la generación de dibujos y pinturas que, debido a la gran técnica y meticulosidad de su realización, le otorgaron el respeto por la sociedad de la época.

Formó a una gran cantidad de científicos, los cuales continuaron sus investigaciones en histología. Fundó una revista llamada Revista Trimestral Micrográfica. Recibió numerosas distinciones, entre las que destacan el Premio Internacional de Moscú (1900), la Medalla de Oro Helmholtz (1905) y el Premio Nobel (1906), en conjunto con Camilo Golgi, un científico con trayectoria similar a Cajal.

Fuentes y referencias:

Sánchez L, Vergara L, Liévano J, Guerrero A. Santiago Ramón y Cajal, neurocientífico y pintor. Acta Neurol Colomb 2015;31(4):454-461.