Más allá de alucinaciones: el deterioro cognitivo en la esquizofrenia


Puede anteceder a los primeros síntomas clásicos de la enfermedad y no se tienen claras las causas que lo originan, pero el deterioro cognitivo en la esquizofrenia afecta en mayor o menor medida a la mayoría de los enfermos.

deterioro cognitivo en la esquizofrenia

La esquizofrenia es una de esas enfermedades terribles que carga con una paradójica realidad: ha sido extensamente estudiada y es, aún, muy desconocida. Y eso en el campo científico, que en el conocimiento del público general, no salimos de imaginarlos viendo personas que no existen todo el día con ojos desorbitados.

La realidad es que un porcentaje importante de las personas con esquizofrenia solo tiene crisis muy de vez en vez y pueden llevar una vida plena. Pero hay problemas que no se van con un fármaco, quedan para toda la vida y afectan grandemente el desempeño cotidiano. El deterioro cognitivo es uno de ellos.

Es una condición que se supone afecta a todos los enfermos de esquizofrenia en una u otra medida y este deterioro se manifiesta incluso antes del debut de la enfermedad.

¿A qué nos referimos con deterioro cognitivo? ¿Qué procesos son los más afectados? Sigue leyendo, hoy hablaremos de todo eso.

También te puede interesar leer: Esquizofrenia y vejez: ¿qué sucede?

El deterioro cognitivo, una realidad de millones de enfermos.

deterioro cognitivo en la esquizofrenia

Seguramente el término deterioro cognitivo lo has escuchado mencionar, está muy de moda y no por buenas razones. A medida que aumenta el número de personas con demencia, crece la preocupación—y los negocios— por el deterioro de nuestras funciones cognitivas.

Estas funciones son todos aquellos procesos que nos permiten conocer e interactuar con el mundo. Nos referimos a la memoria, la atención, el lenguaje, el pensamiento…¿Ya estás más ubicado? Pues como seguro deduces, el deterioro cognitivo es precisamente el deterioro de esas funciones.

En las personas con esquizofrenia es muy común, aunque todavía los científicos no han llegado a un consenso sobre las causas. Algunos han encontrado un componente genético, otros atribuyen el deterioro al aislamiento social y la poca estimulación que pueden llegar a padecer los enfermos y por supuesto, siempre está la sospecha sobre el efecto de la medicación.

Solo que en estos dos últimos casos las hipótesis se encuentran con una realidad: el deterioro es evidente mucho antes de que los síntomas de la esquizofrenia hagan su dramática entrada.

Pero hoy, más que de las causas que ya la ciencia seguirá investigando, venimos a describiros las principales alteraciones cognitivas que se dan en las personas con esquizofrenia.

Deterioro cognitivo en la esquizofrenia: los déficits más comunes.

demencias

Casi la totalidad de las funciones se ven afectadas, pero hay algunas que destacan. Aquí os van:

Memoria

Una de las grandes afectadas. Las personas con esquizofrenia tienen deterioro de la memoria de trabajo, episódica y de la semántica. Esencialmente esto se manifiesta en que les cuesta recordar cosas que ocurrieron recientemente, también les es difícil recordar conceptos y el significado de algunos términos, lo cual se puede reflejar en un lenguaje pobre o en que la persona se quede atascada buscando una palabra.

El déficit de la memoria de trabajo es particularmente notable. Esta función está relacionada con el recuerdo de información que vamos a necesitar utilizar de forma inmediata. El ejemplo clásico es cuando nos dicen un número de teléfono para que lo anotemos; cuando lo almacenamos temporalmente estamos usando la memoria de trabajo.

Cuando esta función falla, la persona puede parecer despistada, por ejemplo, llegar a un lugar y no recordar exactamente a qué fue.

También te puede interesar leer: Trastorno obsesivo compulsivo en la vejez ¿Cómo evoluciona el TOC?

Atención

Otro proceso que deteriora significativamente. Los déficits en la atención se manifiestan por los problemas en mantener la concentración o en ignorar algunos estímulos para poder centrarnos en lo importante en ese momento.

En los esquizofrénicos el deterioro de la atención puede hacer difíciles cosas tan cotidianas como seguir una conversación, leer o ver la televisión.

Funciones ejecutivas

 El funcionamiento ejecutivo está determinado por varias funciones interconectadas entre sí y generalmente resulta complejo poner un ejemplo donde se vea de forma “pura”. Estas funciones están relacionadas con la regulación de nuestro comportamiento, con el establecimiento de metas, ejecución de conductas para alcanzarlas y la monitorización del proceso y el resultado.

Las personas con esquizofrenia, aun teniendo un rendimiento normal en otras pruebas, pueden tener un funcionamiento deficitario de estas funciones. No es extraño que les cueste planificar su propio comportamiento y que se deteriore su pensamiento abstracto.

Como consecuencia del deterioro ejecutivo, la adaptación a los cambios se hace más difícil, de ahí que muchas veces su conducta no se ajusta a un mundo tan cambiante como el actual.

Otros procesos que se ven afectados por la esquizofrenia incluye la velocidad en que se procesa la información, lo que da lugar a que los percibamos como más “lentos” al elaborar una respuesta. El deterioro de la cognición social también puede ser causa frecuente de conflictos o aislamiento social, debido a que el enfermo no comprende adecuadamente las intenciones o el estado afectivo del otro.

También te puede interesar leer: Esquizofrenia paranoide: guía para novatos

Referencias

Fioravanti, M., Bianchi, V., & Cinti, M. E. (2012). Cognitive deficits in schizophrenia: An updated metanalysis of the scientific evidence. BMC Psychiatry12(1), . doi:10.1186/1471-244x-12-64

Goff, D. C., Hill, M., & Barch, D. (2010). The treatment of cognitive impairment in schizophrenia. , 99(2), . Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3114283/

Keefe, R., & Harvey, P. (2012). Cognitive impairment in schizophrenia. Handbook of experimental pharmacology. Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23027411

P, A. B. (2006). Los trastornos cognitivos de la esquizofrenia. Revista chilena de neuro-psiquiatría44(3), 215–221. doi:10.4067/S0717-92272006000300007

Búsqueda por etiquetas:,