Edema cerebral: síntomas, tipos y tratamiento

El edema cerebral es la acumulación de líquido en el cerebro que provoca un aumento de la presión intracraneana. Puede manifestarse a través de dolor de cabeza intenso, alteraciones oculares, convulsiones y llegar hasta el coma.

edema cerebral

Puede que estés o no familiarizado con el término edema. Este hace referencia a la acumulación anormal de líquidos en el cuerpo humano.

Existen diferentes tipos de edemas teniendo en cuenta su localización ¿Sabías que el cerebro también se ve afectado por un tipo de edema específico?

¿Qué es el edema cerebral?

Se denomina edema cerebral a la acumulación de líquido en los espacios intracelulares o extracelulares del cerebro.

Dicha acumulación provoca el aumento de la presión dentro del cráneo. No constituye una enfermedad, sino mas bien una manifestación secundaria a una causa.

También te puede interesar leer: Absceso cerebral: causas, síntomas y esperanza de vida

¿Qué tipos de edemas cerebrales existen?

edema cerebral tipos

El edema cerebral se clasifica en 3 tipos teniendo en cuenta el mecanismo por el cual se produce: vasogénico, intersticial y citotóxico.

Edema cerebral vasogénico

Este tipo de edema cerebral se puede producir por:

– Tumores cerebrales.

– Traumatismos craneoencefálicos.

– Inflamación.

– Procesos infecciosos.

– Trastornos tóxicos de los vasos sanguíneos.

Al tener lugar cualquiera de las causas mencionadas anteriormente, se dañan algunas células, y como resultado de este daño liberan sustancias que comprometen la funcionalidad de la barrera que se encuentra entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central, la barrera hematoencefálica.

El daño a la barrera hematoencefálica permite el paso de proteínas desde la sangre, lo que provoca el aumento de la permeabilidad en las estructuras que permiten el intercambio de sustancias entre la sangre y las sustancias que se encuentran alrededor de ella (endotelios capilares), propiciando la salida de plasma al espacio extracelular.

Prácticamente se limita a la sustancia blanca.

Edema cerebral intersticial

Se observa en condiciones que aumentan la presión dentro de los ventrículos cerebrales, por los cuales circula el líquido cefalorraquídeo. Este es el edema característico de la hidrocefalia.

Ocurre por trasudación de líquido a través del sistema ventricular (compuesto por los ventrículos cerebrales).

La eliminación del exceso de líquido depende en gran parte del líquido cefalorraquídeo. La barrera hematoencefálica es la responsable de controlar el movimiento de los líquidos.

Cuando este control falla, el líquido cefalorraquídeo penetra el cerebro y se esparce. La diferencia principal entre este tipo de edema y el vasogénico radica en que el líquido de este casi no contiene proteínas.

Edema cerebral citotóxico

Conocido también como edema celular, se origina en condiciones de hipoxia, isquemia cerebral, en el síndrome de Reye, disminución severa de la temperatura corporal, ciertas encefalopatías, infarto de miocardio, epilepsia, algunos tumores e intoxicaciones por drogas o fármacos como el dinitrofenol, trietiltin, hexaclorofeno e isoniazida.

En este tipo de edema cerebral, la barrera hematoencefálica permanece intacta y el líquido extracelular reducido.

Se produce al disminuir la concentración de oxígeno, motivo que provoca un funcionamiento anormal de la bomba sodio-potasio en la membrana de las células cerebrales.

Esto trae como resultado la acumulación primeramente de sodio dentro de la célula y luego le sigue el agua por un mecanismo de ósmosis.

El proceso se ve de manifiesto especialmente en la sustancia gris, donde la demanda metabólica es mayor, con células hinchadas y vacuolizadas.

En algunos casos se puede manifestar un edema cerebral mixto, dado por la combinación de los edemas descritos anteriormente.

También te puede interesar leer: Glioma cerebral: un tumor frecuente del sistema nervioso

Signos y síntomas del edema cerebral

edema cerebral sintomas

Los síntomas y signos son principalmente el resultado del aumento de la presión dentro del cráneo.

Es muy frecuente la manifestación de dolores de cabeza intensos. Además puede presentarse convulsiones y/o diferentes niveles de deterioro de la conciencia, desde letargia hasta coma.

También se encontrará, a través de un estudio llamado fondo de ojo, hinchazón o tumefacción en la papila óptica, la cual está situada en el fondo del ojo y es el lugar por el cual el nervio óptico sale del globo ocular y comienza su recorrido hasta el cerebro.

Esta hinchazón se conoce en términos médicos como edema papilar.

Es posible que no se presenten síntomas al comienzo del mismo, pero termina produciendo disminución de la visión, por el daño que causa a las fibras nerviosas del nervio óptico, las cuales son responsables de transmitir la información visual.

Por el mismo motivo de la aparición del papiledema, habrá aumento de la presión que ejercen los líquidos oculares contra la pared del ojo (presión intraocular) y dilatación fija de papilas.

El paciente presentará poliuria, o sea, emisión de un volumen de orina superior al normal (volumen superior a 3 litros en un período de 24 horas), constituyendo un gasto urinario excesivo.

Además, el paciente puede presentar cifras de presión arterial superiores a 139mmHg en la sistólica y 89mmHg en la diastólica (hipertensión arterial), pulso arterial por debajo de 60 latidos por minuto (bradicardia), fiebre sin foco séptico (sin presencia de infección) y vómitos.

También te puede interesar leer: Prosopagnosia, cuando tu cerebro te impide reconocer rostros

Tratamiento del edema cerebral

edema cerebral tratamiento

Todo paciente con edema cerebral debe guardar una posición intermedia de Fowler de 30 grados, es decir elevar la cabecera de la cama hasta 30 grados.

Se debe tratar lo más pronto posible la hipercapnia y la hipoventilación, aplicando ventilación mecánica si fuera necesario, se recomienda en estos casos hiperventilación con PCO2 de 25-28 mmHg, para inducir vasoconstricción y disminución del retorno venoso.

A estos pacientes se les hace una restricción moderada de líquido, pero siempre se debe tener en cuenta que el flujo sanguíneo cerebral no puede ser restablecido o mantenido sin un gasto cardíaco efectivo, lo cual tiene prioridad. Además, se aconseja el uso de soluciones isotónicas.

En cuanto a la medicación, se recomienda la administración de manitol un diurético osmótico. Puede utilizarse como complemento del manitol, y nunca de forma aislada, furosemida, teniendo en cuenta que su uso excesivo puede conducir a deshidratación, hipovolemia, hiponatremia e hipopotasemia.

También se sugiere en algunos casos el uso de dexametasona, un esteroide.

En los casos de procesos infecciosos, se recomienda que la primera dosis se administre previo al inicio del tratamiento antimicrobiano.

Si conoces el cuerpo humano y lo que la medicina es capaz de hacer, de seguro salvarás o ayudarás a preservar una vida, aunque siempre ten presente que se debe acudir al médico, el único capacitado para analizar integralmente la salud del paciente y de prescribir el tratamiento más adecuado.

También te puede interesar leer: Complicaciones neurológicas del aneurisma cerebral roto

 

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: