Malformación arteriovenosa en el siglo XIX: los Mendelssohn, música y aneurisma

Malformación arteriovenosa en el siglo XIX: los Mendelssohn, música y aneurisma

Un artículo recientemente publicado en la revista Lancet Neurology intenta aclarar la misteriosa muerte del afamado músico y compositor alemán Félix Mendelssohn, relacionándola con un trastorno cerebrovascular hereditario.

Mendelssohn enfermedad
Retrato al óleo de Felix Mendelssohn Bartholdy, pintado en 1846 por Eduard Magnus | Wikimedia Commons

 El síndrome de Ehlers-Danlos Tipo IV es un desorden vascular del tejido conectivo, marcadamente hereditario, que puede causar complicaciones arteriales, digestivas y uterinas. Las personas que lo padecen muestras rasgos fisonómicos típicos y piel transparente con venas marcadamente visibles en el tronco y la espalda.

Características que fueron observadas en oleos del siglo XIX, inspirados en las figuras de Félix y Fanny Mendelssohn, dos grandes músicos que introdujeron nuevos estilos en la música clásica de la época.

El análisis de diferentes documentos parece indicar la existencia de una predisposición a las malformaciones cerebrovasculares en los miembros de esta familia. La reciente publicación de Sarah Pendlebury, doctora y profesora  de la Universidad de Oxford, sugiere una nueva causa para desentrañar el misterio de la muerte del compositor Félix Mendelssohn-Bartholdy a la edad de 38 años.

Revisa también: Salud cerebral: ¿qué es y cómo se mejora?

Los Mendhelsson: talento prodigioso, enfermedad fatal

De acuerdo con los historiadores, Felix Mendhelsson nació en 1809, cuatro años después de su hermana Fanny, en Alemania.  La familia, con marcadas inclinaciones culturales, no desperdició esfuerzos en proporcionar a sus hijos la mejor educación posible, especialmente en el campo musical.

Fanny desplegó un estilo único y sus composiciones tenían un nivel técnico y artístico muy elevado. Dado que en aquella época era inapropiado que las mujeres tocaran en público, ella fundó su propio coro y realizaba conciertos en la mansión familiar para un público escogido.

Felix debutó muy pronto como pianista y compositor. Con solo 15 años, escribió su primera sinfonía en C menor, siendo comparado con Mozart.

A partir de entonces desarrolló una vertiginosa carrera creativa: pintó cuadros de altísima calidad tomando como tema las diferentes regiones europeas; ofreció conciertos exitosos en Alemania, Italia, Francia e Inglaterra y fundó junto a Robert Schumann el primer conservatorio de música en Alemania.

Según algunos autores, Mendehlsson fue el primer director de orquesta en utilizar el batón, en vez de dirigir desde el piano.

Sin embargo, un breve artículo de la Dr. Pendlebury, publicado en la revista Lancet Neurology, sugiere que el connotado músico padecía una enfermedad neurológica severa. Sus amigos indicaron que envejeció rápidamente y sufría de debilidad, recurrentes dolores de cabeza y convulsiones.

Su situación se deterioró luego de conocer la muerte de su hermana debido a una hemorragia cerebral en mayo de 1849. Seis meses después, Felix experimenta fuertes convulsiones y se desmaya.

Pierde la conciencia de forma intermitente hasta que despierta por un súbito e intenso dolor de cabeza, cae en coma y fallece al día siguiente, el 4 de noviembre de 1849. Lo curioso del caso es que sus síntomas resultan increíblemente parecidos a los de su hermana Fanny.

Desde hace algunos años, historiadores e investigadores, plantean la existencia de una enfermedad cerebrovascular que afectó a los miembros de la familia Mendehlsson.

Sin embargo, la ausencia de registros médicos detallados, así como el pobre desarrollo de la neurología durante la época, dificultan la investigación. Este análisis realizado por una especialista del Departamento de Neurociencias Clínicas de la Universidad de Oxford, parece brindar algunos indicios que podrían ayudar a comprender mejor la enfermedad de los Mendehlsson.

Consulte también: Cuervos negros en la mente de Edgar Allan Poe

Las pinturas del del siglo XIX que han aportado las pistas


La clave está en los rasgos físicos distintivos de las personas con el síndrome de Ehlers-Danlos Tipo IV (acrogeria): mejillas hundidas y huesos prominentes, nariz y labios muy finos y piel anormalmente pálida y delicada en el torso y los hombros.

Algunas de estas características pueden ser observadas en pinturas del siglo XIX que representan a Fanny y Felix Mendehlsson. Por otra parte, la súbita muerte de los hermanos sugiere una hemorragia subaracnoidea por aneurisma como principal causa. Una complicación usual en pacientes con la enfermedad antes referida.

El tipo vascular de este síndrome es heredado como una línea autosómica dominante, que suele provocar ruptura de vasos sanguíneos de mayor y mediano diámetro. El fallecimiento de otros miembros de la familia (el abuelo y sus padres) por ictus, parece apoyar la teoría de la existencia de aneurismas a nivel familiar.

De cualquier manera, éste y otros reportes resultan especulaciones que intentan descubrir las características genéticas y fisiológicas de las enfermedades que terminaron con la vida de personas con una historia que ha llegado a nuestros días.

Hasta el momento, los Mendehlsson continúan siendo un ejemplo de los muchos artistas prodigiosos cuyas vidas fueron tronchadas por enfermedades cerebrovasculares.

También puede interesarle: Complicaciones neurológicas del aneurisma cerebral roto

Fuentes bibliográficas

Gasenzer E. R. & E. A. M. Neugebauer. Felix Mendelssohn-Bartholdy and Fanny Hensel: two cases of intracerebral hemorrage and great composers of the nineteenth century. Acta Neurochir. (2014) 156:1047–1051. En: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24615067

Germain, D.P. Ehlers-Danlos syndrome type IV. Orphanet J Rare Dis. 2007; 2 :32. En: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1971255/

Pendlebury S. Felix Mendelssohn’s family’s brain condition. Lancet Neurology (2019). En: https://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474-4422(19)30016-X/fulltext