Causas de la enfermedad de Alzheimer. Factores de riesgo.


Si estáis leyendo este artículo posiblemente os hayáis encontrado con otros con temática semejante y que siempre comienzan con un invariable “no se conoce exactamente las causas de la enfermedad de Alzheimer ” y es que no hay muchas opciones cuando se trata de este tema.

En la actualidad se tienen conocimientos sobre los mecanismos cerebrales que llevan, durante la enfermedad de Alzheimer,  a la muerte de células en el cerebro y la pérdida de conexiones entre ellas, pero por qué comienzan, ese por qué final que determine la causa del alzhéimer,  aún no está nada claro.

Causas de la enfermedad de Alzheimer.

causas de la enfermedad de Alzheimer

Ya con esta introducción os hemos adelantado algunas de las causas del alzhéimer intermedias, la muerte de neuronas y la pérdida de conexiones entre ellas ¿Qué ocurre antes de llegar a este punto?

Dos fenómenos han sido claramente descritos: se acumula de forma anormal una sustancia en el cerebro, específicamente la sustancia beta amiloide y sus dos formas menos solubles, la que tiene 42 aminoácidos y la de 43 aminoácidos. Esta sustancia, que el cerebro no puede desechar, va formando placas fuera de las células que impiden la necesaria comunicación entre las neuronas en el cerebro.

Recientemente, también se ha descubierto que la misma proteína que origina la sustancia beta amiloide, tiene un subproducto de su metabolismo denominado sustancia eta amiloide; las investigaciones iniciales sugieren que también puede influir en la pérdida de memoria pero hasta el momento es una línea de investigación muy poco estudiada.

También te puede interesar leer: Eta amiloide, la gran ignorada en el alzhéimer por treinta años.

El otro evento más conocido en el origen de la enfermedad de Alzheimer tiene que ver con otra proteína, la Tau. En el interior de las células del cerebro existen unas fibras organizadas de forma paralela, semejante a las vías del tren, que son las encargadas del transporte de sustancias claves en el interior de la célula.

La proteína Tau forma parte de esas fibras y ayuda a que se mantengan derechas. Pero en la enfermedad de Alzheimer, la Tau sufre un proceso irreversible llamado hiperfosforilación que hace que en lugar de mantenerse unida a los microtúbulos se convierte en unas  fibras retorcidas llamadas ovillos neurofibrilares.

La consecuencia es que se altera la estructura de la neurona y esta no puede transmitir señales eléctricas ni transportar nutrientes. En el alzhéimer, mientras más avanzada se encuentra la enfermedad,  mayor número de ovillos neurofibrilares se detectan.

causas de la enfermedad de alzheimer

Ejemplo de los cambios estructurales de la proteína Tau durante la enfermedad de Alzheimer. Crédito de imagen: Wikipedia.org

Los dos eventos aquí descritos son lesiones al cerebro y como tal lo interpreta el organismo ¿Qué ocurre, por ejemplo, cuando nos herimos? Pues que el sistema inmunitario responde y tiene lugar la inflamación.  En el cerebro ocurre algo semejante, neuroinflamación,  aunque no precisamente  hinchazón o rojeces, que no, sino que el sistema inmunitario reacciona enviando células a eliminar sustancias tóxicas, que terminan dañando  células sanas.

Para cumplir de forma óptima sus funciones, el sistema inmunitario humano necesita distinguir cuáles sustancias son buenas para el organismo y cuáles no. Durante la enfermedad de Alzheimer, el sistema inmunitario no logra hacer esta distinción y termina matando neuronas sanas.

Ahora bien, estos procesos a la par que aclaran, lanzan dudas ¿Qué provoca que se acumule la sustancia amiloide? ¿Que se produce en exceso o que el mecanismo para procesarla se atrofia? ¿Por qué la Tau sufre ese proceso anormal llamado hiperfosforilación? Y sobre todo, se genera debate alrededor de la pregunta ¿Qué ocurre primero, la beta amiloide se acumula y el daño que provoca en la neurona es el origen de la forma anormal de la Tau o viceversa?

Desde hace mucho tiempo parecía ganar ventaja la idea de que el origen de la neurodegeneración era la sustancia beta amiloide, pero en el último año varios descubrimientos han apuntado hacia la Tau. Este debate parece que va a continuar.

Otras teorías son mucho más arriesgadas y plantean el origen infeccioso de la enfermedad,  basadas en que se ha identificado la presencia de hongos en el cerebro de enfermos de alzhéimer. Además, se ha demostrado que muchos microorganismos infecciosos pueden acceder al cerebro durante el envejecimiento debido a que la barrera hematoencefálica ve comprometida su integridad. Hasta el momento, son evidencias que no han podido ser comprobadas.

También te puede interesar leer: Detectan hongos en el cerebro de personas con alzhéimer.

Factores de riesgo de la enfermedad de Alzhéimer.

Factores de riesgo y protectores en la enfermedad de Alzheimer

Una cosa son los procesos físicos que provocan una enfermedad y otra los factores de riesgo medioambientales e individuales que pueden aumentar las posibilidades de que esos procesos tengan lugar. En la enfermedad de Alzheimer, el factor de riesgo no modificable más aceptado es la edad,  pero no es el único.

A nivel genético existen genes que pueden aumentar la posibilidad de que una persona desarrolle alzhéimer. El más conocido es la variante APOE4; todos tenemos dos genes APOE  heredados de nuestros padres y la susceptibilidad a la enfermedad aumenta dependiendo de la variante de los genes que tengamos.

Existen tres variantes: APOE2, APOE3 y APOE4. Las personas que heredan dos genes APOE4, tienen un riesgo de desarrollar alzhéimer hasta 10 veces mayor que los no portadores de esta variante genética. Otra variante en un gen, denominado IL1RAP , que interviene en la respuesta inmunológica, también se ha asociado a un incremento del riesgo de padecer alzhéimer.

También te puede interesar leer: ¿Es hereditario el alzhéimer?

Entre los factores de riesgo modificables se han mencionado decenas sin que por ello se haya llegado a un claro consenso. Una investigación reciente de científicos chinos y norteamericanos, realizó un meta-análisis de 323 investigaciones que previamente habían explorado el tema de la determinación medioambiental de la enfermedad de Alzheimer. Llegaron a determinar que existían elementos suficientes para considerar como factores de riesgo los siguientes:

  • Alto consumo de tabaco: mínimo entre 55.5 y 156 cajetillas por año.
  • Hiperhomocisteinemia: aumento en el plasma de la concentración de homocisteína; que también es un factor de riesgo de padecer enfermedad vascular.
  • Depresión
  • Fragilidad: condición que disminuye la capacidad del organismo para hacer frente a enfermedades.
  • Aterosclerosis carotídea: estrechamiento de la arteria carótida por acumulación de materia grasa.
  • Hipertensión
  • Hipotensión
  • Diabetes tipo II en la población asiática

También te puede interesar leer: Factores de riesgo y protectores en la enfermedad de Alzheimer.

Causas del alzhéimer  y factores de riesgo conocidos, muchos por conocer, eso es el alzhéimer, uno de los mayores retos sociosanitarios que enfrenta el hombre del siglo XXI. Empezar por entender plenamente las causas de la enfermedad de Alzheimer es aún asignatura pendiente.

Nota: artículo publicado en octubre de 2015 y actualizado en febrero de 2017.

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: