Investigación sugiere que un suplemento alimenticio «mejora la reserva de plasticidad sináptica en pacientes con EM progresiva»

Un ensayo clínico en 31 pacientes sugiere que un suplemento alimenticio que está en el mercado, el ácido D-aspártico, podría ser beneficioso en pacientes con formas progresivas de esclerosis múltiple. Es un estudio inicial que requiere de más investigación para poder conocer el verdadero impacto clínico en los pacientes.

Por plasticidad sináptica se entiende la capacidad de las sinapsis, que son las conexiones entre las neuronas, de hacerse más intensas o más débiles en función de las características del ambiente.

Cuando una enfermedad daña las neuronas, como ocurre en enfermedades neurológicas como la EM, la plasticidad sináptica ayuda a que la expresión de ese daño en el funcionamiento de la persona sea más limitado.

Algunas investigaciones han sugerido que el avance a la discapacidad que ocurre en algunos pacientes con EM se asocia a una reducción de reserva de plasticidad sináptica.

Teniendo en cuenta este escenario, en el que por un lado la reserva de plasticidad sináptica está disminuida y por el otro aumentarla podría derivar en mejorías clínicas (hipotéticamente), investigadores del Hospital Universitario Tor Vergata, en Italia, evaluaron el efecto de la suplementación con un aminoácido, el ácido D-aspártico (D-Asp), en pacientes con EM progresiva.

El D-Asp juega un papel importante en el desarrollo del sistema nervioso y está involucrado en la regulación de la síntesis y liberación de hormonas.

Experimentos realizados en animales muestran que aumentar los niveles de D-Asp mejora algunos indicadores biológicos de la reserva de plasticidad sináptica (como la llamada potenciación a largo plazo).

También te puede interesar leer: Alteraciones del sueño en la esclerosis múltiple: del insomnio al síndrome de las piernas inquietas

El ensayo clínico

En la investigación participaron 31 pacientes, 16 de ellos recibieron durante 4 semanas una dosis diaria de 2660 mg de D-Asp y los otros 15 una sustancia placebo.

Un día antes de iniciar el tratamiento se valoró la plasticidad sináptica a través de medidas fisiológicas registradas gracias a la estimulación magnética transcraneal, una forma de estimulación cerebral no invasiva.

La valoración de la plasticidad sináptica se volvió a repetir en las semanas 2, 4 y 8 después de iniciado el tratamiento.

También se evaluó la discapacidad y la fatiga antes de comenzar la intervención, a las 12 semanas y a las 24 semanas.

También te puede interesar leer: Hormonas sexuales y esclerosis múltiple, ¿cuál es la relación?

¿Qué resultados se observaron?

Según explican los investigadores mejoró la reserva de plasticidad sináptica en el grupo tratado con D-Asp, no así en el grupo al que se le administró un placebo.

Ahora bien, un dispositivo puede registrar ciertos cambios, pero estos no ser suficientes para generar mejorías en los síntomas o el funcionamiento de los pacientes.

En este caso ¿se detectaron mejorías clínicas? Pues según lo reflejado por las escalas que valoraron el avance de la discapacidad no, ya que no se constataron diferencias entre ambos grupos

Los investigadores consideran que esto puede deberse a que 4 semanas de tratamiento no son suficientes para lograr cambios tan significativos, aunque es algo que debe seguir investigándose.

En relación a la fatiga, después de 4 semanas de iniciada la intervención sí se observó una disminución en el grupo que tomó D-Asp, pero esta mejoría no se mantuvo en la octava semana.

En relación a los efectos secundarios se reportó, en el grupo bajo suplementación, un caso de diarrea, tres casos de aumento de la fatiga 4 semanas después de retirarse el ácido D-aspártico y 4 casos más pasadas 24 semanas (en el grupo control fueron 3 casos a las 24 semanas).

Para los investigadores, estos resultados sugieren que el D-Asp representa una oportunidad para contrarrestar la progresión de la discapacidad en la EM, aunque reconocen que la corta duración de la investigación y el reducido número de participantes limita la comprensión del verdadero impacto de la intervención.

Como generalmente sucede, el camino para despejar las dudas pasa por seguir investigando.

También te puede interesar leer: Vinculan la alergia a los alimentos a mayor riesgo de brotes en la esclerosis múltiple

Fuentes

Antimo D’Aniello (2007): d-Aspartic acid: An endogenous amino acid with an important neuroendocrine role. Brain Research Reviews. https://doi.org/10.1016/j.brainresrev.2006.08.005.

Lohmann, C., & Kessels, H. W. (2013). The developmental stages of synaptic plasticity. The Journal of physiology592(1), 13-31.

Nicoletti, C. G., Monteleone, F., Marfia, G. A., Usiello, A., Buttari, F., Centonze, D., & Mori, F. (2019). Oral D-Aspartate enhances synaptic plasticity reserve in progressive multiple sclerosis. Multiple Sclerosis Journal. https://doi.org/10.1177/1352458519828294

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: