En la esclerosis múltiple: más cacao y menos gaseosas

Dos investigaciones recientes vuelven a poner el foco de atención en la influencia de la dieta en la esclerosis múltiple. Un estudio sugiere que el cacao podría ayudar a moderar la fatiga que afecta a la mayoría de los pacientes. Otra investigación halla mayor frecuencia de discapacidad entre personas con EM que consumen cantidades elevadas de bebidas azucaradas.

cacao esclerosis múltiple

¿Eres de los que no pasa el día sin su buena dosis de Coca Cola? Pues si también eres un paciente de esclerosis múltiple, puedes ir renunciando ya a ello; te tengo dos buenas razones. No, tres.

La primera es que sabe fatal, en serio, yo solo he probado alrededor 5 en mi vida y me he asombrado de lo mal que sabe.

La segunda es que una investigación reciente observó, después de estudiar a 135 personas con EM, que aquellas que ingerían alrededor de 290 calorías por día en bebidas azucaradas (aproximadamente dos latas de gaseosa no dietética) tenían más probabilidad de tener una discapacidad importante.

¿La tercera? Pues que puedes darte el placer del chocolate negro, ese que es rico en cacao (más del 75%) ya que en un ensayo clínico reciente se ha encontrado evidencia de que podría ayudar a moderar la fatiga que afecta a más del 90% de los pacientes con EM.

Los resultados de este último estudio han sido publicados recientemente en la revista Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry.

También te puede interesar leer: Las terapias de la esclerosis múltiple: disminuir el riesgo o apostar por la efectividad

A más consumo de gaseosas, más posibilidades de tener discapacidad grave

esclerosis multiple dieta

De esta investigación conocimos gracias a un comunicado de prensa divulgado por la Academia Americana de Neurología (AAN). Los resultados no han sido publicados, sino que serán presentados próximamente en la Reunión Anual de la AAN.

En el estudio se perseguía evaluar la asociación entre dieta y discapacidad en personas con esclerosis múltiple.

Por eso reclutaron a 135 personas con EM y le aplicaron un cuestionario con 102 preguntas sobre su dieta, además de someterles a exámenes neurológicos para evaluar el estado de discapacidad.

Con los resultados del cuestionario calcularon para cada individuo una puntuación que reflejaba si su dieta se acercaba más o menos a la llamada dieta DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión), que es rica en frutas, vegetales, granos integrales, lácteos bajos en grasas y proteínas magras.

Sin embargo, el análisis de los datos no reflejó que existiera relación entre una mayor adherencia a la dieta DASH y el nivel de discapacidad de los participantes en el estudio.

Lo que sí se observó fue que aquellas personas que consumían más bebidas azucaradas tenían más posibilidades de tener discapacidad severa.

De hecho, clasificaron a los participantes en 5 grupos en función de su consumo de calorías a través de bebidas azucaradas y observaron que en el grupo de mayor consumo había 34 sujetos y de ellos 12 tenían discapacidad severa.

En el grupo de menor consumo también había 34 personas, 4 de ellas con discapacidad severa.

¿Significa esto que tomar bebidas azucaradas a lo loco aumenta la discapacidad en la EM? Pues no, este estudio está lejos de implicar relaciones causa-efecto, es una observación, por ahora interesante, que merece seguir siendo evaluada.

Bien pudiera ser, por ejemplo, que las personas con mayor grado de discapacidad tengan menos habilidades para alimentarse adecuadamente.

Pero como bien dice una de las autoras del estudio, la investigadora Elisa Meier-Gerdingh:

Aunque estos resultados deben ser confirmados por estudios más amplios que den seguimiento a las personas durante un largo período de tiempo, y los resultados no muestran que los refrescos y las bebidas azucaradas causen una discapacidad más severa, sí sabemos que los refrescos no tienen valor nutricional y que las personas con EM pueden querer considerar reducirlos o eliminarlos de su dieta”.

También te puede interesar leer: La apatía en esclerosis múltiple: más persistente que la depresión y asociada a mayores dificultades cognitivas

Una alternativa: una tasa de chocolate (negro)

En la segunda investigación de la que vengo a hablar hoy se evaluó el efecto del consumo de cacao rico en flavonoides en la fatiga y la fatigabilidad, término este último que en el contexto de las enfermedades neurológicas hace referencia a la «incapacidad para mantener el rendimiento físico y cognitivo».

Se reclutaron para participar en el estudio un total de 40 personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente que fueron aleatoriamente designados o bien a beber diariamente una taza de cacao rico en flavonoides mezclado con una bebida de arroz caliente (19 sujetos) o bien una versión baja en flavonoides de esta bebida (21 sujetos).

Durante seis semanas los participantes tomaron cada mañana su bebida (sin saber qué versión estaban tomando) y se les pidió que no ingirieran nada más hasta pasada media hora.

Cada día los pacientes debían evaluar en tres ocasiones su grado de fatiga, además, al comienzo del estudio, después a la tercera semana y finalmente al finalizar la intervención, los investigadores aplicaron pruebas que valoraban la fatiga y la fatigabilidad.

¿Resultado? Pues que el grupo que bebió el cacao rico en flavonoides experimentó un efecto pequeño, pero positivo, sobre la fatiga, y este efecto parece ser mayor (calificado de moderado) sobre la fatigabilidad.

La evaluación subjetiva que hicieron los sujetos cada día también reflejó una mejora del 45% a favor del cacao rico en flavonoides.

¿Por qué puede el cacao tener ese efecto? Realmente no se conocen los mecanismos exactos, pero se especula que puede estar relacionado con las propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y quizás modificadoras de la microbiota intestinal que se le atribuyen al cacao.

Los investigadores advierten que es un estudio exploratorio, que incluyó a muy pocas personas y que se necesita más investigación para poder confirmar estos resultados, pero añaden:

El uso de enfoques dietéticos para reducir la fatiga y los factores asociados en las personas con EM puede ser una forma fácil, segura y rentable de influir en la calidad de vida y la independencia, permitiendo que las personas se sientan más en control de su enfermedad”.

Actualmente la fatiga es uno de los síntomas más difíciles de manejar en las personas con EM, afecta a la mayoría de los pacientes y puede estar presente desde el inicio de la enfermedad en personas sin discapacidad.

Las intervenciones físicas y algunos fármacos como la amantadina o el modafinilo están entre las alternativas más usadas para el tratamiento de la fatiga en la EM, pero son insuficientes para muchos pacientes.

¿El cacao y otros alimentos ricos en flavonoides pueden ser una ayuda extra? Aunque su efecto parece modesto, si se confirma, bienvenido sea.

También te puede interesar leer: Fatiga en esclerosis múltiple: podría estar indicando una evolución menos favorable

Fuentes

American Academy of Neurology (2019): Soda, sugar-sweetened beverages linked to more severe symptoms for people with MS. En https://www.aan.com/PressRoom/Home/PressRelease/2701?utm_source=twitter&utm_medium=organic%20social

Coe S, Cossington J, Collett J, et al (2019): A randomised double-blind placebo-controlled feasibility trial of flavonoid-rich cocoa for fatigue in people with relapsing and remitting multiple sclerosis. J Neurol Neurosurg Psychiatry Published Online. doi: 10.1136/jnnp-2018-319496

Ragonese P (2019):  Food of the gods for the treatment of multiple sclerosis related fatigue? J Neurol Neurosurg Psychiatry . doi: 10.1136/jnnp-2018-319926

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,