Analizar la respuesta inmunológica después de un ictus podría indicar el riesgo de deterioro cognitivo y demencia

Analizar la respuesta inmunológica después de un ictus podría indicar el riesgo de deterioro cognitivo y demencia

Un estudio preliminar de la Escuela de Medicina de Stanford sugiere la citometría de masa como una tecnología efectiva para crear un perfil de la respuesta inmunológica del organismo después de sufrir un ictus.  La caracterización de ese perfil inmunológico podría ayudar a predecir el riesgo de demencia en personas que han sufrido un accidente cerebrovascular.

Los ictus o accidentes cerebrovasculares son una de las principales causas de muerte a nivel mundial. Para las personas que experimentan un ictus, el proceso de recuperación puede ser largo y difícil.

En ocasiones los pacientes sufren un deterioro cognitivo que puede llevar a la demencia vascular. Hasta el momento se desconoce cómo el cuerpo humano logra recobrarse de un ictus, por lo cual establecer la terapia adecuada para prevenir recaídas es una tarea ardua.

De acuerdo con los especialistas, los accidentes cerebrovasculares provocan una respuesta inmunológica aguda a nivel local y sistémico. En la búsqueda de posibles biomarcadores que permitan predecir cómo se recuperará el paciente luego de uno de estos eventos, el análisis de células del sistema inmunológico en la sangre podría ser la respuesta.

Un estudio de investigadores de la Universidad de Stanford publicado en la revista Brain intenta caracterizar  la respuesta inmune periférica de pacientes supervivientes de una isquemia cerebral, utilizando citometría de masa.

Consulte además: Ictus y demencia: así de estrecha es la relación

Tres fases inmunológicas después de ocurrir un ictus

La citometría de masa es una tecnología que permite medir multitud de parámetros en una célula y en este estudio se utilizó para realizar un perfil en profundidad del estado funcional del sistema immunológico de los pacientes.

Tsai y sus colaboradores la usaron para analizar muestras de sangre provenientes de 25 pacientes ingresados en el Hospital Stanford. Todos los participantes habían sufrido un ictus isquémico (la forma más frecuente) en el transcurso de las 24 horas antes de comenzar el estudio y eran mayores de 18 años.

ictus demencia respuesta inmunologica

El proyecto tuvo como objetivo establecer una cronología de las variaciones y el estado de activación de las células inmunes periféricas durante un año después de un accidente cardiovascular.

De acuerdo con los autores, las extracciones de sangre se realizaron en fechas determinadas (Día 1, 2, 3, 5, 7, 14, 30, 90, y 365) en relación con el evento.

Para monitorear su estado cognitivo, los pacientes llevaron a cabo el Montreal Cognitive Assessment (incluye análisis de la memoria, la habilidad para calcular, entre otros aspectos) en 4 momentos distintos. Esta información se combinó mediante el uso de un algoritmo desarrollado en el Laboratorio de Aghaeepour.

Los resultados del estudio, publicados el pasado 6 de marzo en la revista científica Brain, propone la existencia de 3 fases inmunológicas bien definidas luego de ocurrir un ictus.

Las muestras sanguíneas de los días 2, 5 y 90 del estudio parecen marcar momentos de progresión del sistema inmune de todos los pacientes antes de retornar a su estado normal. Cada fase muestra un grupo de desviaciones únicas en la cantidad y los niveles de activación de algunos tipos de células.

Después de 365 días no se detectaron diferencias entre el perfil inmunológico de los pacientes y el de personas de la misma edad que no habían experimentado ictus.

Según plantean los investigadores de la Universidad de Stanford, es la primera fase o fase aguda la que posiblemente indique cómo será el proceso de recuperación. A mayor respuesta inmune, mayor riesgo existirá de que aparezca deterioro cognitivo e incluso demencia entre los 3 meses y el año después de la isquemia.

Estos resultados preparan el camino para futuros estudios enfocados en determinar bioindicadores inmunológicos de la trayectoria funcional y cognitiva a largo plazo en pacientes supervivientes de una isquemia cerebral.

También puede interesarle: Demencia vascular, fases y evolución

Perspectivas futuras para pacientes que han sufrido accidentes ceebrovasculares

flujo sanguíneo cerebral alzheimer

Esta investigación resulta la primera vez que se evalúan los atributos fenotípicos y funcionales de los principales grupos de células inmunes en tiempo real por espacio de un año.

Los resultados preliminares parecen indicar que la pérdida de habilidades cognitivas podría predecirse mediante el análisis del patrón de actividad inflamatoria en las células sanguíneas el segundo día después de sufrir un ictus.

Sin embargo, este es un estudio preliminar que debe ser repetido con mayor número de pacientes de distinto origen.

Es, de cualquier manera, un paso de avance en la búsqueda de métodos para identificar a pacientes con mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia después de un ictus.

Revise  también: El riesgo de demencia antes y después de un ictus: elevado, aunque depende en gran medida de la gravedad del evento

Fuentes bibliográficas

Gaudilliere B. et al. Clinical recovery from surgery correlates with single-cell immune signatures. Sci Transl Med 2014; 6: 255ra131.

Immune profile two days after stroke predicts dementia a year later. (2019, Marzo 12). En: https://medicalxpress.com/news/2019-03-immune-profile-days-dementia-year.html

Tsai A. S. et al. A year-long immune profile of the systemic response in acute stroke survivors. BRAIN 2019: 0; 1–14. En: https://academic.oup.com/brain/advance-article/doi/10.1093/brain/awz022/5373058