Fases de la enfermedad de Alzheimer. Síntomas.


Si habéis buscado información sobre el tema de las etapas o fases de la enfermedad de Alzheimer o los síntomas del alzhéimer, seguramente os habéis encontrado con dos propuestas fundamentales. Una que plantea tres fases de la enfermedad de Alzheimer: leve o temprana, moderada o intermedia y severa o final.

Esta propuesta es la más extendida y reconocida, pero según opinan muchos expertos, tiene la limitación de no incluir la etapa asintomática de la enfermedad, es decir, el periodo en el que ya están teniendo lugar en la persona muchos cambios a nivel biológico; imperceptibles para quienes le rodean, cambios que finalmente provocarán el deterioro de las funciones cognitivas como la memoria y las alteraciones del comportamiento.

Esta etapa asintomática, puede empezar hasta 20 años antes de que los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer sean notados por la persona o quienes le rodean.

Fases de la enfermedad de Alzheimer

Como alternativa a la clasificación de tres fases del alzhéimer, en los últimos años se ha hecho popular una propuesta de Barry Reisberg, director clínico del Centro de Envejecimiento y Demencia de la Universidad de New York y uno de los más reputados expertos en el área de la demencia.

El Dr. Reisberg creó en el año 1982, una de las escalas para evaluar el deterioro del funcionamiento cognitivo (intelectual) más famosa que existe, la Escala de Deterioro Global (GDS).  El GDS postula 7 etapas de deterioro por las que puede pasar una persona con demencia y ese es precisamente el defecto.

En realidad, el GDS no fue pensado para personas con enfermedad de Alzheimer específicamente, sino personas con cualquier patología que les lleve a padecer demencia. Y estamos hablando de más de 100 enfermedades que pueden llevar a una persona a padecer demencia. Sin embargo, muchos siguen usando los niveles del GDS para describir las fases de la enfermedad de Alzheimer.

GDS Alzheimer

Fragmento de la Escala de Deterioro Global (GDS) de Reisberg.

El propio Reisberg en el año 1999, consciente de la necesidad de una clasificación que describiera las particularidades de la evolución de las personas que tienen enfermedad de Alzheimer, realizó una nueva propuesta de etapas clínicas de la enfermedad.

Esta descripción de cada periodo, aunque tiene mucho mérito, el propio tiempo le resta vigencia: de 1999 hasta la actualidad mucho se ha avanzado en el conocimiento la enfermedad de Alzheimer (aunque por momentos no lo parezca).

Y en la descripción de las etapas clínicas del alzhéimer de 1999, se echan en falta muchos elementos sobre la enfermedad que sería imposible que hubiese incluido el profesor Reisberg porque simplemente se descubrieron después.

Ya a estas alturas os estaréis preguntando finalmente qué clasificación os describiremos. En esta ocasión hemos adoptado una propuesta de la Clínica Mayo (al menos, hasta donde sabemos, ese es su origen), una de las instituciones con más prestigio dentro de la investigación de la enfermedad de Alzheimer.

Clínica Mayo propone cinco estadios o fases de la enfermedad de Alzheimer. Hoy os las describimos a través de los principales síntomas de la enfermedad de Alzheimer que predominan en cada etapa.

Fase preclínica de la enfermedad de Alzheimer

Solo recordaros que las clasificaciones son solo un intento de generalizar procesos que en la práctica, son mucho más complejos y que cada persona manifiesta de forma muy particular. Todos los enfermos no tienen los mismos síntomas ni el mismo ritmo de deterioro.

Tal vez la señal fundamental a la que debemos estar atentos sea el cambio, cualquier cambio en el rendimiento y funcionamiento diario de una persona con respecto a periodos anteriores debe ser tomado con seriedad.

Fase preclínica de la enfermedad de Alzheimer

Sin síntomas notables

Esta etapa del alzhéimer puede durar décadas. En este periodo, la persona ni quienes la rodean notarán síntomas de que algo anda mal. La enfermedad de Alzheimer comienza a gestarse entre 20 y 30 años antes de que se noten los primeros síntomas, según indica la evidencia científica más reciente.

En realidad, una persona puede tener alzhéimer durante muchos años sin que nada delate en la vida cotidiana que padece esta condición.

Sin embargo, en determinado punto las pruebas de neuroimagen modernas, como la Tomografía por Emisión de Positrones (PET), pueden detectar años antes de que aparezcan los síntomas, cambios biológicos que ocurren durante el alzhéimer; por ejemplo, que la sustancia beta amiloide se está acumulando de forma anómala en el cerebro o que las células no están procesando la suficiente glucosa.

También te puede interesar leer: Diagnóstico alzhéimer: análisis de líquido cefalorraquídeo y el PET amiloide son igual de efectivos.

En la práctica clínica, los métodos de neuroimagen se aconsejan solo cuando ya hay síntomas cognitivos, como pérdida de memoria o dificultades en la planificación, porque los signos que miden las pruebas de neuroimagen también se dan en el envejecimiento normal, con lo cual, sin la presencia de alteraciones cognitivas, no se podría asegurar a qué corresponden las alteraciones a nivel cerebral.

En la actualidad, decenas de empresas en el mundo están orientadas a crear instrumentos diagnósticos que permitan diagnosticar la enfermedad de Alzheimer en este periodo.

Fase de deterioro cognitivo leve (DCL) debido a la enfermedad de Alzheimer

Fases de la enfermedad de Alzheimer

En esta etapa, la persona va a manifestar cambios leves en la memoria y las habilidades del pensamiento. Pueden ser percibidos por el propio enfermo y por quienes le rodean, pero no llegan a afectar el desempeño en la vida cotidiana por lo que muchas veces se piensa que se debe a la edad o a una depresión.

Las personas en esta etapa del alzhéimer, pueden tener problemas para recordar información que para otros sería fácil de rememorar, como conversaciones o eventos recientes.

Si trabajan, aunque puedan seguir desarrollando sus funciones, posiblemente tendrá un descenso en el rendimiento. La capacidad para aprender nuevas cosas, como manejar nuevos equipos, se puede ver comprometida. La organización de tareas complejas, como organizar una cena o , fiesta, les será más difícil.

Otros síntomas pueden incluir dificultades para concentrarse y ansiedad al notar que el rendimiento ya no es el mismo. Este periodo puede durar entre 2 y 4 años aproximadamente, aunque antes de que la persona ya desarrolle demencia pueden pasar 7 años.

Muchas personas con deterioro cognitivo leven nunca llegan a desarrollar alzhéimer. De ahí la importancia de la realización de pruebas de neuroimagen o una punción lumbar que permita delimitar si efectivamente, se trata de deterioro cognitivo leve debido a la enfermedad de alzhéimer.

También te puede interesar leer: ¿Despistes o primeras señales de Alzhéimer?

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:

3 comentarios.

  1. Raquel 2016-01-04
  2. Redacción titi 2015-12-11
  3. María Vieyra López 2015-12-09

Importante: Los comentarios en este sitio son moderados semanalmente y deben cumplir con nuestras normas de uso. Lo expresado por cada usuario no debe sustituir nunca el consejo médico. Si tiene algún problema de salud, consulte con un profesional certificado.