Migraña fases, síntomas, diferenciación y tratamiento.


Con la migraña no te duele la cabeza, sino que tienes una alteración neurológica en la que el dolor es una parte central, pero no toda. Náuseas, aura, mal humor: el listado de síntomas de migraña puede ser realmente grande.

Una de las cosas más molestas que existen es el dolor de cabeza. Todo los que alguna vez lo hemos padecido sabemos lo incapacitante que resulta y lo inoportuna que puede llegar a ser.

Entre las causas del dolor de cabeza o cefalea la migraña ocupa un lugar especial por su carácter crónico.

Se trata de un dolor bastante persistente donde sentimos como si la cabeza estuviese siendo pulsada como las cuerdas de una guitarra. A veces no llega solo y es acompañado de otras molestias que incluyen la visualización de lo que sido llamado aura de la migraña.



También te puede interesar leer: 6 indicadores de que tienes una buena salud mental.

Diferenciando la migraña del dolor tensional.

Como seguramente puedes suponer existen múltiples motivos para que te veas afectado por dolor de cabeza. Las causas pueden ir desde un estado gripal hasta un tumor que afecte tu cerebro. Sin embargo, la cefalea producida por la migraña debe ser especialmente diferenciada del simple dolor tensional, ya que las diferencias entre ambas son más sutiles.

Este es un dolor mucho más frecuente que el producido por migraña. En él la molestia se experimenta como si la cabeza estuviese siendo comprimida. Pero sobre todo, estos dolores son causados por procesos muy diferentes.

En la migraña la explicación se encuentra a nivel de desarreglos neuroquímicos en el cerebro, mientras la cefalea tensional se debe a una contracción muscular excesiva causada por estrés, ansiedad, fatiga o por el consumo de sustancias como la cafeína y el tabaco.

Migraña fases y síntomas.

Los ataques de migraña suelen ser descritos en cuatro etapas, aunque no todas las personas las experimentan todas completamente.

Veamos en qué consisten cada una de las etapas:

  • Pródromo: ocurre horas o días antes de que se precipiten los síntomas más característicos del trastorno y sus manifestaciones, que suelen indicar la próxima aparición de un ataque migrañoso.

Entre tales manifestaciones podemos mencionar el estreñimiento, los cambios de humor, el antojo de ingerir determinados alimentos, rigidez en el cuello, exceso de sed y ganas de orinar, así como bostezos frecuentes.

migraña

  • Aura: la migraña con aura es muy reconocida. Se trata anomalías visuales como por ejemplo, la percepción de destellos de luz. Asociado a ello pueden afectarse otros sentidos y percibirse sensaciones en otras partes del cuerpo (como agujas clavadas en las manos o los pies, entumecimiento) y ser afectado por debilitamiento muscular.

Es importante aclarar que un gran número de personas padecen de migraña y sin embargo no experimentan estas auras. Y en un menor número de casos puede darse la presencia de aura sin dolor, y sigue siendo migraña.

  • Como ya se ha comentado se trata de una pulsación dolorosa en la cabeza que puede afectar uno o ambos lados. A menudo se acompaña de nauseas, visión borrosa, mareos y desmayo.
  • Resolución: En esta fase el dolor va cediendo, pero persisten algunos síntomas como confusión, malhumor y sensibilidad a la luz.

También te puede interesar leer: Neuronas espejo: qué son, dónde se localizan y por qué han llamado tanto la atención.

Causas de la migraña

Las causas de la migraña están en la bioquímica de nuestro cerebro, especialmente en los neurotransmisores que regulan la interacción del tronco encefálico con vías nerviosas que intervienen en la sensación de dolor.

Algunos factores de riesgo que te predisponen a padecer migraña son:

  • Antecedentes familiares de padecerla
  • Tener más de treinta años, debido a los cambios que comienzan a ocurrir en tu cerebro.
  • Ser mujer ya que los cambios hormonales frecuentes debido a la menstruación y otros estados como el embarazo y la menopausia suelen ser desencadenantes.

Tratamiento de la migraña.

Existen diversos medicamentos que pueden ser utilizados para tratar la migraña una vez que ha sido diagnosticada. El tratamiento farmacológico suele ser preventivo, lo que implica que tomarás de forma estable determinado fármaco, y cuando sobreviene una crisis, entonces se acude o los analgésicos.

Para elegir el que más te conviene es importa que acudas a un facultativo, pero debes saber que también puedes prevenir los ataques si:

  • Te haces una rutina diaria sin muchos cambios
  • Realizas ejercicios regularmente
  • Cuidas tu alimentación
  • Aprendes a desensibilizarte a los desencadenantes de la migraña (para esto último existen diversos programas de psicoterapia cognitivo conductual que puedes consultar en caso de estar interesado).

También te puede interesar leer: Efecto placebo: qué es, cómo funciona y por qué puede ser muy útil.

Referencias bibliográficas

NHS Choises: Migraine . Disponible en http://www.nhs.uk/Conditions/migraine/Pages/Introduction.aspx

Mayo CLinic Staff: Migraine. Disponible en http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/migraine-headache/symptoms-causes/dxc-20202434

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: