Estrés y párkinson: una mala combinación

Para muchos pacientes el estrés logra empeorar los síntomas de la enfermedad. Para la ciencia, este factor podría ser un desencadenante del párkinson.  

En 1980 se publicaron los resultados de una investigación en la que se observó que un grupo de prisioneros de guerra tenían más riesgo de desarrollar párkinson que el resto de la población 35 años después de ser liberados.

Esa investigación es frecuentemente citada por aquellos que ven en el estrés (un factor presente como pocos en la vida de un prisionero de guerra) una influencia particularmente negativa para las personas que viven con párkinson.

Y sí, ya sé que el estrés, al menos el estrés continuado, no es bueno para nadie, pero es que en los pacientes con párkinson su influencia es especial. ¿Por qué?

También te puede interesar leer: 8 +1 recomendaciones básicas para personas que viven con enfermedad de Parkinson

Cómo influye el estrés en la enfermedad de Parkinson

Empeora los síntomas de la enfermedad

Son muchas los enfermos de párkinson que perciben que sus síntomas motores empeoran cuando están bajo una situación de estrés; por ejemplo, aumenta el temblor, se precipitan los eventos de congelación de la marcha o empeora la bradicinesia.

Un estudio del año 2005 en el que se entrevistó a 3075 pacientes encontró que un porcentaje significativo de ellos considera que hasta niveles bajos de estrés podía provocar que sus síntomas aumentaran.

Podría ser un desencadenante de la enfermedad

Esta es una hipótesis que todavía no se ha comprobado, pero que cuenta con algunos hallazgos interesantes.

Por ejemplo, se ha observado que los cambios fisiológicos que desencadena el estrés, especialmente el estrés continuado, pueden influir negativamente en el sistema que controla la síntesis de dopamina en el cerebro.

La dopamina es un químico cerebral que está en déficit en los pacientes con párkinson debido precisamente a la degeneración de neuronas encargadas de su síntesis.

Podría afectar la progresión del párkinson

Otra hipótesis atractiva pero no comprobada: que el estrés podría influir en cómo progresa la enfermedad en cada individuo.

En 2017 una investigación publicada en Neurology analizó datos de 4,155 pacientes, fijando su atención en la relación entre los niveles de estrés detectados en cada individuo y el estado de su enfermedad.

¿Conclusiones? Pues para los autores:

El estrés puede ser un factor de riesgo modificable para la progresión de la enfermedad”.

También te puede interesar leer: 4 formas en que el párkinson afecta tu mente (y qué puedes hacer para manejarlo)

¿Cómo mantener a raya los niveles de estrés?

estrés parkinson

Evitar totalmente el estrés es inviable e indeseable, pero una meta realista es mantener los niveles de estrés en rangos normales. ¿Cómo? Aquí te van unas ideas.

Detecta tus fuentes de estrés

Pues sí, el trabajo empieza y acaba en nosotros. Hay que tirar de autoconciencia y detectar aquello que nos hace sentirnos estresados.

¿Determinadas personas? ¿Leer sobre la enfermedad y su evolución? ¿Determinados pensamientos? Pues lo que no sea útil y necesario, a desterrarlo.

Si no puedes sacarlo de tu vida, sigue leyendo.

Identifica tus herramientas anti estrés

Creo que ya lo he mencionado antes en TiTi; yo he pasado por periodos de mucho estrés y un día descubrí que hacer una buena ruta en la montaña me dejaba como nueva.

Fue casi casual, pero ahí estaba yo consciente de ese alivio. Hoy el senderismo se ha convertido en uno de mis métodos anti estrés preferidos.

¿Cuál es el tuyo? ¿Ya lo tienes identificado? ¿O no has llegado hasta ahí? Pues vas con atraso, amiga/o.

Actividad física, que sirve para (casi) todo

No me engaño, el senderismo no obra como una especie de magia. Es la actividad física ejerciendo su efecto sobre nuestros estados emocionales.

Y en el párkinson la actividad física viene con una ganancia extra: hay evidencias, bastante convincentes, de que influye positivamente sobre los síntomas de la enfermedad, incluso hay quien se atreve a postular que influye sobre la progresión del párkinson.

Si deseas conocer un poco más sobre el efecto de la actividad física en la enfermedad, puedes leer este artículo.

Volviendo al estrés, por último te recomiendo buscar información sobre cómo controlarlo, hay muchísimas cosas en Internet que se pueden aprovechar.

No es el objetivo de este artículo profundizar en ese tema, sino hacer evidente la importancia del estrés en el manejo de la enfermedad.

También te puede interesar leer: Cómo calmar la ansiedad ahora mismo (8 técnicas)

Referencias

Amie Hiller, Joseph Quinn, Peter Schmidt (2017): Does Psychological Stress Affect the Progression of Parkinson’s Disease. Neurology. 88 (16 Supplement) N5.002;

Macht, M. , Schwarz, R. and Ellgring, H. (2005), Patterns of psychological problems in Parkinson’s disease. Acta Neurologica Scandinavica, 111: 95-101. doi:10.1111/j.1600-0404.2005.00375.x

Smith, L. K., Jadavji, N. M., Colwell, K. L., Katrina Perehudoff, S., & Metz, G. A. (2008). Stress accelerates neural degeneration and exaggerates motor symptoms in a rat model of Parkinson’s disease. The European journal of neuroscience, 27(8), 2133-4

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información dirigido a un público general no especializado. Bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: