Francisco Varela: un diálogo entre el conocimiento oriental y las neurociencias

Francisco Varela: un diálogo entre el conocimiento oriental y las neurociencias

El Dr. Francisco Javier Varela fue un neurobiólogo chileno que revolucionó las ciencias cognitivas, llevándonos hacia una nueva comprensión de la relación entre el budismo y la ciencia.

Francisco Varela
Francisco Varela en Dharamsala, India, 1994 | Joan Halifax

El 5 de octubre del año 2001 moría en París, a la edad de 54 años, uno de los investigadores más multifacéticos del siglo XX: el neurobiólogo chileno Francisco Javier Varela, conocido simplemente como Francisco Varela. Autor de cerca de 200 publicaciones científicas y 15 libros, realizó contribuciones en el ámbito de la inmunología, la biología teórica y las ciencias cognitivas.

La Universidad de Nueva York (EUA), el Instituto Max Planck (Alemania), la Universidad de Chile (Chile) y LA Escuela de Medicina del Hospital de la Salpetrière (Francia), son solo algunos de los institutos donde dejó su impronta.

Descubramos juntos la vida del hombre que decidió dedicarse a establecer y promover el diálogo entre la ciencia y el budismo.

Revise también: Ann Graybiel: una vida de ciencia

Un gran estudioso

Francisco Javier Varela García nació en Santiago de Chile, el 7 de septiembre de 1946. Sus estudios fueron un entrelazado de corrientes biológicas y filosóficas, una base que sería esencial para sus investigaciones posteriores. Obtuvo dos licenciaturas en la Facultad de Ciencias y en el Instituto  Pedagógico de la Universidad de Chile respectivamente.

A finales de 1967, recibe una beca de doctorado de la Universidad de Harvard y marcha a Estados Unidos. El joven se interesa en el sistema visual de los insectos. Desarrolla su tesis  bajo la supervisión de Keith R. Porter y Torsten N. Wiesel, quien pronto obtendría  el Premio Nobel en Fisiología.

Con solo 24 años, Varela se gradúa de su doctorado en Ciencias Biológicas. A partir de ese momento cosecha una valiosa experiencia internacional que se ve reflejada en su obra y pensamiento.

Entre 1978 y 1979 fue nombrado Profesor Investigador en el Laboratorio de Investigaciones del Cerebro, en la Universidad de Nueva York. Más adelante regresa como profesor a la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

Es en ese período cuando comienza a analizar la relación entre la percepción temporal y la neurofisiología. Esta investigación conduciría a la publicación en 1987 de El árbol del Conocimiento en co-autoría con su profesor Humberto Maturana, uno de los libros más influyentes de los últimos tiempos.

Indudablemente uno de los pilares más notables de su vida académica es su inclinación hacia el Budismo. Varela afirmaba que existían vínculos entre la filosofía oriental y los métodos científicos de Occidente. Esta motivación lo llevó no solamente a estudiar los fundamentos biológicos de la conciencia, sino también a desarrollar un concepto que revolucionaría la Ciencia.

También puede interesarle: Malformación arteriovenosa en el siglo XIX: los Mendelssohn, música y aneurisma

Francisco Varela: tradición y ciencia

De acuerdo con Varela y Maturana, la autopoiesis es la condición de existencia de los seres vivos caracterizados por una red de procesos de producción que los diferencia del resto. Este concepto ha sido utilizado en biología molecular, sociología y para la teoría de sistemas.

Pero este no fue el único aporte del eminente profesor a las ciencias. Mediante sus estudios experimentales contribuyó a la comprensión de las redes inmunitarias autónomas, los mecanismos moleculares de percepción, la neurofisiología sensorial y la imagenología.

Entre sus resultados más recientes está el descubrimiento de un método para anticipar la aparición de una crisis en pacientes epilépticos que llevó a la creación de patentes y aplicaciones industriales.

Durante su carrera recibió numerosos premios, entre ellos el Premio en Neurociencias de la Fundación Alfred P. Sloan (1976-1978) y La Medaille d´Or de la República Francesa (1999).

En el último periodo de su vida el Dr.Francisco Varela se desempeñaba como Director del Laboratorio de Neurodinámica y como profesor de epistemología en la Escuela Politécnica de París.

También te puede interesar leer: Qué son los procesos cognitivos

El legado de Francisco Javier Varela


Francisco Varela falleció a una edad relativamente temprana, sin embargo su legado continúa vigente. No solo por su impacto científico sino también por su influencia en la formación y motivación de miles de jóvenes chilenos.

De  acuerdo con neurocientíficos de todo el mundo, «The embodied mind», de Varela, Thompson y Rosch está entre los 300 documentos más importantes del siglo XX en el campo de las neurociencias.

Su fundación junto al también famoso biólogo chileno Maturana del Instituto Mente y Vida (Mind and Life Institute), es sin duda un regalo a la humanidad. Esta institución promueve la relación entre la ciencia occidental y la corriente filosófica budista y nos invita a abrir la mente hacia nuevos conocimientos.

También puede consultar: Falleció Arvid Carlsson, un científico al que toda la comunidad del párkinson debería conocer

Fuentes bibliográficas

Infoamerica. https://www.infoamerica.org/teoria/varela1.htm

Silva, H. Francisco Varela y su aporte a las ciencias cognitivas. Rev Chil Neuro-Psiquiat 2001; 39(3): 279. En: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-92272001000400002