test genético

Nueve enfermedades neurológicas comunes en los adultos mayores


Las enfermedades neurológicas en los adultos mayores tienen en el alzhéimer su principal causa de aparición, pero las enfermedades cerebrovasculares, los tumores cerebrales o los traumatismos craneoencefálicos no deben pasarse por alto.

enfermedades neurológicas en los adultos mayores

A medidas que envejecemos aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas y dentro de ellas, las de origen neurológico marcan un punto crucial.

Las enfermedades neurológicas son alteraciones que se producen a nivel del sistema nervioso, ya sea desde el punto de vista estructural, bioquímico o eléctrico; generándose consecuencias funcionales desde el punto de vista individual, pero también económico y social.

Pero, ¿sabes cuáles son las enfermedades neurológicas que más frecuentemente afectan a los adultos mayores?

Pues bien, comencemos por las enfermedades neurodegenerativas

Enfermedades neurodegenerativas más frecuentes en los mayores de 65 años

Enfermedad de Alzheimer

Esta enfermedad es actualmente la causa más común de demencia.

En ella el paciente comienza a presentar un deterioro cognitivo progresivo, afectándose sustancialmente la memoria inmediata (recuerdos más recientes) y el comportamiento.

El enfermo comienza a presenta alteraciones para realizar actividades de la vida diaria, que al inicio pueden ser confundidas con manifestaciones propias de la edad, pero a medida que avanza la enfermedad estos síntomas aumentan en intensidad.

Llegado determinado punto de deterioro al realizarse exámenes médicos, especialmente los de tipo neuropsicológicos, se esclarece el diagnóstico.

Aunque actualmente para la enfermedad de Alzheimer no existe cura definitiva, la comunidad científica trabaja intensamente en hallar una solución para este terrible mal.

El alzhéimer es una enfermedad progresiva e invalidante donde el apoyo familiar es fundamental. Un ambiente familiar estable, el cuidado físico y el apoyo social son factores importantes a velar.

También te puede interesar leer: El Alzheimer explicado para todos

Enfermedad de Parkinson

Es otra enfermedad crónica degenerativa y neurológica, donde la muerte de las neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra del cerebro desencadenan las manifestaciones clínicas que la caracterizan: temblor, rigidez y bradicinesia.

A medida que progresa la enfermedad, las capacidades físicas y neurológicas del paciente se deterioran.

Aunque actualmente se conoce más sobre la evolución de la enfermedad, aún su cura no se ha podido lograr, solo se realizan acciones que garantizan la mejoría transitoria de los síntomas motores.

En el tratamiento farmacológico del párkinson la levodopa, sin ser el único, continúa siendo el medicamento más usado. Quirúrgicamente también hay opciones para el control sintomático, como la estimulación cerebral profunda.

Así mismo no hay que ignorar la rehabilitación física y de fonación; así como la ayuda y el apoyo familiar, factores que ayudan a sobrellevar los puntos más complejos en la vida de estos enfermos.

También te puede interesar leer: Las fases del párkinson. Así transcurre la enfermedad

Enfermedades cerebrovasculares en los adultos mayores

enfermedades neurológicas en los adultos mayores

Otra forma frecuente de enfermedad neurológica es la enfermedad cerebrovascular. La demencia vascular una de sus variantes principales en los mayores de 65 años.

Demencia vascular

Es la segunda causa más importante de demencia en el adulto mayor.

Es generada por lesiones en los vasos sanguíneos a nivel cerebral y es la arterioesclerosis su factor de riesgo principal.

Se caracteriza por presentar, al igual que el alzhéimer, trastornos de tipo cognitivo, aunque estos pueden ser menos marcados, en especial en lo relativo al deterioro de la memoria. Entre los síntomas que se pueden observar en una persona con demencia vascular están:

  • Trastornos relacionados con el lenguaje (afasia).
  • Alteración en la ejecución del movimiento, donde la capacidad física se conserva, pero la coordinación motora está limitada por afección neurológica (apraxia).
  • Incapacidad para reconocer e identificar objetos, pero la función sensorial no presenta alteraciones (agnosia).
  • Dificultad para planificar, organizar, ordenar.
  • Alteración de la actividad constructiva (planificación, organización, secuenciación, abstracción).
  • Pérdida progresiva de la memoria, donde la de tipo inmediata es la que más se deteriora, generándose en el paciente la incapacidad para aprender y recordar información incorporada de forma reciente.

Mantener un estilo de vida adecuado, con dieta balanceada (rica en frutas y vegetales, evitando las grasas y la sal), eliminado hábitos tóxicos como el cigarro y el alcohol, controlando las enfermedades crónicas y realizando ejercicio físico de forma sistemática, se ayuda a evitar el desarrollo acelerado de la demencia vascular.

También te puede interesar leer: Demencia vascular fases y evolución

Epilepsia en los adultos mayores

Estas pueden ser de origen genético o aparecer de forma secundaria a otra enfermedad. En el adulto mayor las causas secundarias de epilepsia son las más comunes.

Puede formar parte del cuadro clínico de enfermedades como:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Enfermedades cerebrovasculares
  • Tumores cerebrales
  • Traumatismos cerebrales
  • Enfermedades cardiovasculares

Ante un paciente que no presenta antecedentes personales de haber padecido epilepsia y que presente un cuadro de reciente comienzo se deben buscar y tratar las causas secundarias que lo pudiesen estar generando.


También te puede interesar leer: Epilepsia en adultos mayores: conoce sus particularidades

Neuropatías en la adultez mayor

La neuropatía diabética dolorosa es una de las que más destaca en los pacientes de esta edad, siendo generadora de gran sufrimiento y discapacidad.

Secundaria a una disminución en la oxigenación neuronal y en el aporte de nutrientes (por causa vascular) se produce una lesión a nivel de los nervios sensitivos.

En sus inicios, el paciente refiere dolor bilateral, profundo, a nivel de los miembros inferiores (en dedos y pies), más intenso en horarios de la noche. Este se puede extender a las piernas y rodillas, incluso llegar a afectar de manera conjunta las manos y los pies, apareciendo el llamado patrón “guante-calcetín”.

Al examen físico algunos pacientes pueden presentar trastornos sensitivos y motores de la zona afectada (disminución de la sensibilidad y los reflejos).

El diagnóstico suele ser predominantemente clínico y la prevención de su aparición en los pacientes diabéticos constituye el tratamiento más efectivo.

Traumatismos craneoencefálicos, causa frecuente de afección neurológica

Son los traumatismos craneoencefálicos causa importante de afección neurológica en los ancianos. Estos se producen como consecuencia de accidentes, tanto en el hogar como fuera de este, por ejemplo, debido a caídas o atropellamientos.

Varios factores incrementan el riesgo de accidentes que pueden conducir a traumatismos craneoencefálicos en este periodo:

  • Pérdida de habilidad en la actividad motora, generada principalmente por enfermedades del sistema osteomioarticular.
  • Acción colateral de enfermedades crónicas (diabetes mellitus, cardiopatías, etc.).
  • Pérdida progresiva de la agudización de los órganos de los sentidos (oído/equilibrio, visión)

Esclerosis multiple en la adultez mayor, un logro con retos

Gracias al desarrollo de los tratamientos para la esclerosis múltiple, hoy son muchas las personas que han logrado llegar a la tercera edad con esta enfermedad.

Sin embargo, los adultos mayores con esclerosis múltiple actuales no se han llegado a beneficiar de los fármacos de última generación, con lo cual su arribo a este periodo puede estar marcado por limitaciones físicas y funcionales.

Insistimos en la importancia del apoyo familiar para vivir con una mejor calidad de vida esta etapa con la enfermedad.

También te puede interesar leer: Envejecer con esclerosis múltiple, ¿qué sucede con mis capacidades mentales?

Lesiones de la médula espinal

En los adultos mayores, la mayoría de las lesiones a nivel de la médula espinal responden a causas traumáticas, principalmente las caídas, seguida de los accidentes de tránsito. Otras causas se corresponden con las complicaciones médicas, por ejemplo, las derivadas de una cirugía.

Existen causas no traumáticas que las pueden precipitar: tumores, infecciones, medicamentos (causan hematoma epidural), etc.

En los pacientes mayores existe debilidad en la estructura musculoesquelética, lo que puede favorecer el desarrollo de lesiones medulares; así como cambios degenerativos.

En los que presentan estenosis del canal espinal disminuye el espacio para la médula espinal, por lo existe mayor susceptibilidad ante los traumatismos externos.enfermedades neurológicas en los adultos mayores

Tumores cerebrales o metastásicos

Aunque es una enfermedad que se desarrolla a cualquier edad, el cáncer se observa más frecuentemente en las personas adultas mayores.

Las enfermedades oncológicas, ya sea localizadas de forma inicial a nivel cerebral o de forma metastásicas secundarias a la propagación desde otros sitios hasta el área cerebral, constituyen en el anciano una causa de enfermedad neurológica.

Al ser pacientes en los cuales coexisten enfermedades crónicas, esto puede propiciar que los síntomas iniciales de la enfermedad oncológica se puedan enmascarar, ocasionando su diagnóstico en estadios avanzados.



Ante un paciente que comience con pérdida de la memoria por periodos de tiempo variables, inestabilidad para caminar, torpeza en su actividad diaria, trastornos de personalidad, trastornos visuales, así como manifestaciones generales (pérdida marcada de peso, pérdida del apetito, cansancio excesivo), no se debe pensar en estados propios de la edad, la edad no es una enfermedad, y las causas deben ser minuciosamente estudiadas.

Es por esto que recomendamos realizar exámenes médicos rutinarios para la detección precoz de estas afecciones en el adulto mayor.

También te puede interesar leer: Cáncer y envejecimiento ¿por qué aumenta la probabilidad de tener cáncer a medida que envejecemos?

Fuentes y referencias

Samper D, Monerris MM, Homs M, Soler M. Etiología y manejo de la neuropatía diabética dolorosa. Rev Soc Esp Dolor 2010;17:286-96 – DOI: 10.1016/j.resed.2010.06.002. http://www.elsevier.es/es-revista-revista-sociedad-espanola-del-dolor-289-articulo-etiologia-manejo-neuropatia-diabetica-dolorosa-S113480461000042X?referer=buscador

Guía de Buena práctica clínica en geriatría. Dolor neuropático en anciano. https://www.segg.es/download.asp?file=media/descargas/GBPCG%20DOLOR%20NEUROPATICO.pdf

Tochukwu I, Mesfin A. Spinal Cord Injury in the Geriatric Population: Risk Factors, Treatment Options, and Long-Term Management. Geriatric Orthopaedic Surgery & Rehabilitation 2017, Vol. 8(2) 115-118 DOI: 10.1177/2151458517696680. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28540118

Importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas:, ,