Naproxeno en el alzhéimer: con efectos adversos notables y sin disminuir el riesgo de progresión de la enfermedad

Naproxeno en el alzhéimer: con efectos adversos notables y sin disminuir el riesgo de progresión de la enfermedad

Un ensayo clínico de 2 años realizado en personas con riesgo elevado de padecer alzhéimer concluye que el tratamiento con el antiinflamatorio naproxeno no disminuye la progresión del alzhéimer presintomático  y sí se asocia a mayor frecuencia de eventos adversos.

AINES alzheimer

Dos años, 195 adultos con una media de edad de 63 años e historial familiar de alzhéimer, una parte de ellos tomó durante ese periodo dos veces al día naproxeno y a la otra se le administró una sustancia placebo (sustancia química inactiva) durante el mismo tiempo.

Después de esos dos años, ¿había diferencias entre los grupos en relación a la progresión del alzhéimer presintomático? Pues no, la mayor diferencia fue otra: los efectos adversos para salud fueron mucho más frecuentes entre las personas que recibieron naproxeno.

Lo anterior es un resumen de los resultados de una investigación publicada recientemente en la revista Neurology. Seguramente tengas varias dudas, por ejemplo, ¿qué es el alzhéimer presintomático? o ¿por qué decidieron evaluar el naproxeno en el alzhéimer?

Vamos por pasos a intentar responderlas todas.

También te puede interesar leer: La explicación más detallada sobre las siete fases de la enfermedad de Alzheimer

¿Qué es el alzhéimer presintomático?

El nombre es bastante descriptivo: se refiere a la etapa en la cual la enfermedad no se manifiesta clínicamente, no hay síntomas evidentes de que está presente, pero en realidad biológicamente ya están ocurriendo las primeras alteraciones.

Se sabe que el alzhéimer, antes de provocar todos esos cambios que son evidentes para quienes rodean a la persona enferma, se ha ido desarrollando y provocando alteraciones en el cerebro de los afectados.

Se ha planteado que un tratamiento con posibilidades de ser exitoso contra la enfermedad debe ser administrado como mínimo en esta fase, así tendría un efecto preventivo de mayores daños.

Y es aquí que entran en escena los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y uno de sus miembros más conocidos, el naproxeno.

También te puede interesar leer: Medios, alzhéimer y cinco titulares exagerados (en el mejor de los casos)

¿Por qué decidieron evaluar el naproxeno en el alzhéimer?

No es nada nuevo en realidad. Desde hace muchos años varios estudios han observado que las personas que han tomado AINES durante largos periodos de tiempo tienen menos riesgo de desarrollar alzhéimer.

Pero una cosa son los resultados que se obtienen cuando se analizan grandes grupos de personas (situación en la que no se pueden tomar en cuenta todos los factores que están determinando un resultado) y otra cuando esa observación se concreta en un ensayo clínico controlado.

¿Si se le da a una persona con riesgo de desarrollar alzhéimer algún AINE por largos periodos de tiempo su riesgo disminuirá?

El primer inconveniente para responder a esta pregunta está en los efectos adversos de estos fármacos (especialmente gastrointestinales como diarreas, úlceras pépticas o vómitos) pero la respuesta es tan importante que algunos científicos y voluntarios se han decidido a responderla.

En el reciente estudio publicado en Neurology los investigadores analizaron el efecto sobre el progreso del alzhéimer presintomático del tratamiento con 220 mg de naproxeno sódico dos veces al día durante un periodo de dos años.

Para evaluar la progresión del alzhéimer presintomático utilizaron un instrumento llamado “Alzheimer’s Progression Score” que toma en cuenta información de diferentes pruebas (por ejemplo, del análisis del líquido cefaloraquídeo y test neuropsicológicos).

La conclusión de los autores fue que:

En individuos cognitivamente intactos en riesgo, el tratamiento sostenido con naproxeno sódico de 220 mg dos veces al día aumenta la frecuencia de efectos adversos para la salud, pero no reduce la progresión aparente de la EA presintomática”.

¿El fin de los AINES en el alzhéimer? Una pregunta con trasfondo ético

Llama la atención en este estudio que los investigadores reconocen que la metodología empleada tiene sus limitaciones y tal vez los resultados no estén reflejando realmente el impacto de los AINES en el riesgo de alzhéimer.

¿Significa esto que deben hacerse otros ensayos clínicos? Los propios autores hacen una reflexión a tener en cuenta:

Nuestros hallazgos de que estos riesgos [los riesgos de los AINES] pueden mantenerse dentro de los límites mediante un monitoreo cuidadoso no evitan la preocupación ética de que los tratamientos con AINES son potencialmente dañinos y deben administrarse para la prevención de la enfermedad de Alzheimer sólo si producen una reducción sustancial del riesgo. Los resultados de INTREPAD [denominación del ensayo clínico] no proporcionan ninguna prueba de tal reducción.

También te puede interesar leer: Aducanumab cae: el fármaco para el alzhéimer más esperado de los últimos años llega a su fin

Fuentes

in ‘t Veld, Bas A. et al (2001): Nonsteroidal Antiinflammatory Drugs and the Risk of Alzheimer’s Disease. New England Journal of Medicine. En https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa010178

Pierre-François Meyer et al (2019): INTREPAD. A randomized trial of naproxen to slow progress of presymptomatic Alzheimer disease. Neurology. En https://n.neurology.org/content/early/2019/04/05/WNL.0000000000007232