En el alzhéimer los niveles de glucosa en el cerebro están elevados y no es una dulce noticia


Las alteraciones en el metabolismo de la glucosa en los pacientes de alzhéimer es un signo común que se detecta desde las primeras etapas.

metabolismo de la glucosa en los pacientes de alzhéimer

El alzhéimer se ha llegado a llamar la diabetes tipo III, haciendo referencia a que tal vez la enfermedad también está relacionada con alteraciones en la capacidad del cerebro de usar la glucosa, al igual que en el contexto de la diabetes otros tejidos tienen problemas para utilizar esta sustancia debido a la resistencia a la insulina.

De la glucosa, un tipo de azúcar, sale la energía que necesitan nuestras células para sobrevivir, siendo el cerebro humano un gran glotón: utiliza más del 20% de la glucosa usada por el cuerpo. Una alteración en el acceso a esta fuente de energía es una mala noticia para las neuronas.

En el alzhéimer, según indica un estudio reciente publicado en la revista Alzheimer’s & Dementia: the Journal of the Alzheimer’s Association, se encuentra elevado el nivel de glucosa en el cerebro (glucosa que no fue convertida en energía) y los signos cerebrales de la enfermedad son más severos en las personas con alteraciones en el metabolismo de este azúcar.

También te puede interesar leer: ¿Por qué se llama a la enfermedad de Alzheimer la diabetes tipo III?

Alteraciones en el metabolismo de la glucosa en los pacientes de alzhéimer

En la investigación se realizó el estudio del tejido cerebral de 43 donantes; 14 fallecidos con la enfermedad de Alzheimer, 14 personas sanas y 14 de los denominados ASYMAD, personas que en el cerebro tienen signos de la enfermedad, pero que de forma aún inexplicable no desarrollan síntomas de demencia.

También te puede interesar leer: Por qué estos superlongevos tienen alzhéimer, pero no desarrollan demencia

Además de los niveles de glucosa, los investigadores midieron los niveles de diferentes proteínas implicadas en el procesamiento de la glucosa para convertirla en energía, un proceso denominado glucólisis.

Observaron que en las personas fallecidas con enfermedad de Alzheimer, la glucólisis era menor y los niveles de glucosa estaban más elevados en comparación con el grupo de sujetos sanos y los ASYMAD.

En estos últimos, los ASYMAD, el nivel de glucosa también era mayor que en las personas fallecidas sin alzhéimer.

De forma aún más interesante, también se observó que mientras más bajo era el nivel de las proteínas implicadas en la glucólisis (recuerda, el proceso que hace posible usar la glucosa para fabricar energía) mayor era el daño que la enfermedad había hecho en el cerebro de los afectados.

¿La normalización del metabolismo de la glucosa sería un tratamiento efectivo contra el alzhéimer? No se sabe, pero es una vía que seguramente se explore en el futuro.

Hasta ahora se han realizado ensayos clínicos con insulina como tratamiento, pero no han resultado muy exitosos. En gran parte se debe a que el papel de la insulina en la utilización de la glucosa por las células del cerebro es menos fundamental que en otros tejidos corporales.

Para Madhav Thambisetty, el director de la investigación:

Estos hallazgos apuntan a un nuevo mecanismo que podría ser la diana para el desarrollo nuevos tratamientos para ayudar al cerebro a superar los defectos de la glucólisis en la enfermedad de Alzheimer”.

También te puede interesar leer: Diabetes y deterioro cognitivo ¿Inseparables?

Fuentes

NIH (2017): Higher brain glucose levels may mean more severe Alzheimer’s. En https://www.nih.gov/news-events/news-releases/higher-brain-glucose-levels-may-mean-more-severe-alzheimers

An, Yang et al. (2017): Evidence for brain glucose dysregulation in Alzheimer’s disease. Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association.

 

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.