Fase leve del alzhéimer: ni estrés ni depresión, alzhéimer


La fase leve del alzhéimer es difícil de definir teóricamente, pero fácil de entender en la vida cotidiana. Es el momento en que los primeros síntomas empiezan a asomar y todavía le echamos la culpa al estrés, la edad o la depresión. Y resulta que es alzhéimer.

alzheimer leve

La fase leve del alzhéimer es, a nivel científico, un tema poco estandarizado. Es decir, no existe una propuesta única aceptada por todos sobre cuál es la fase leve de alzhéimer, sino que hay muchos planteamientos y ninguno cuenta con el respaldo absoluto.

Se ha descubierto que la enfermedad de Alzheimer, entendida como se ha definido recientemente, es decir, como los cambios patológicos que ocurren en el cerebro debido a la enfermedad, ya sea que haya síntomas o no, comienza décadas antes de que sea evidente que una persona tiene alzhéimer.

Entonces, ya ahí tenemos una fase, que generalmente se llama presintomática, precisamente porque la enfermedad está, solo que no provoca síntomas.

Después hay una fase, poco estudiada y definida, que es lo que la Clínica Mayo denomina deterioro cognitivo moderado debido a la enfermedad de Alzheimer, etapa donde se presentan síntomas que no llegan a afectar la independencia de la persona en la vida cotidiana.

¿Es esta la etapa de alzhéimer leve? Puede ser, al menos a nosotros, en TiTi, es el enfoque que más nos gusta y sobre el que te hablaremos.

También te puede interesar leer: Los 6 primeros síntomas del alzhéimer y cómo puedes detectarlos

alzheimer leve caracteristicas

¿Qué síntomas predominan en la etapa leve del alzhéimer?

Los síntomas son poco específicos y suelen justificarse debido al estrés, a la edad o incluso, a que la persona padece depresión.

Entre los síntomas de alzhéimer leve están:

  • Olvidos “benignos”, como olvidar el nombre de una persona que te presentan recientemente o lo que debías comprar en el súper.

Estos olvidos suelen ser tildados habitualmente como despistes y forman parte de la vida cotidiana de cualquiera. En una persona con alzhéimer, estos suelen ser más frecuentes.

  • Quejas de que ya el rendimiento intelectual en general, y la memoria en particular, no están funcionando igual.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Agobio ante la realización de tareas que exigen cierto rendimiento intelectual, coordinación y organización. Esas tareas las realizaba anteriormente la persona sin que generasen un malestar tan notable.
  • Alteraciones emocionales como depresión y ansiedad.

Hay que tener en cuenta que en esta etapa, la persona sigue pudiendo realizar con éxito todas su tareas y responsabilidades, incluso las laborales, solo que, el estar disminuidos sus recursos cognitivos, la sensación de esfuerzo será mayor.

Como podemos ver, estos síntomas no son muy diferentes a los que puede experimentar cualquier persona en periodos de estrés o por cualquier otra causa.

De hecho, muchas personas que tienen deterioro cognitivo, nunca llegan a desarrollar alzhéimer.

También te puede interesar leer: La fase moderada de alzhéimer: síntomas y recomendaciones

Entonces, ¿cómo saber que ese deterioro cognitivo moderado sí es alzhéimer?

fase de alzhéimer leve

En esa fase, generalmente solo a nivel de investigaciones científicas es que se realizan las pruebas que actualmente hay en el mercado para diagnosticar el alzhéimer.

El proceso diagnóstico incluye pruebas de neuroimagen, como la realización de una tomografía por emisión de positrones (PET), el análisis del líquido cefalorraquídeo y test neuropsicológicos.

Los dos primeros tipos de pruebas están destinados a evaluar la presencia de acumulaciones tóxicas de proteínas en el cerebro del afectado, lo que unido al resultado de las pruebas neuropsicológicas (que evalúan procesos como la memoria o el lenguaje) entonces darían al profesional la información para decidir si una persona tiene o no enfermedad de Alzheimer.

También te puede interesar leer: ¿Cómo se diagnostica el Alzhéimer?

¿Cómo se trata el deterioro cognitivo moderado?

Este es un terreno muy poco conocido, precisamente porque la atención sobre nuestra salud cognitiva solo ha venido a ganar atención después de que el alzhéimer ha alcanzado proporciones gigantescas.

El médico seguramente prescribirá algunos fármacos, incluyendo suplementos vitamínicos, que no van a evitar que la enfermedad siga su curso, pero que algunos estudios han sugerido (que no comprobado) que pueden ser beneficiosos para la salud cognitiva.

En esta etapa es muy importante apoyarse en las terapias no farmacológicas, alternativas que tampoco van a frenar la enfermedad, pero sobre la que existe alguna evidencia científica de que puede enlentecer el deterioro.

Entre esas alternativas no farmacológicas están las dietas saludables ricas en alimentos neuroprotectores (como las nueces), llevar una vida física y mentalmente activa y mantener a raya los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

También te puede interesar leer: ¿Cómo mejorar la salud cerebral?

Fuentes y referencias

Mayo Clinic (2015): Estadios del Alzheimer: cómo avanza la enfermedad. En https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/alzheimers-disease/in-depth/alzheimers-stages/art-20048448

Wattmo, C., Minthon, L., & Wallin, Å. K. (2016). Mild versus moderate stages of Alzheimer’s disease: three-year outcomes in a routine clinical setting of cholinesterase inhibitor therapy. Alzheimer’s Research & Therapy8, 7. http://doi.org/10.1186/s13195-016-0174-1

Búsqueda por etiquetas: